10 años después: ¿Qué municipios explican los cambios en violencia nacional?

  • Wednesday, June 14th, 2017

José Merino y Oscar Elton

Desde el inicio del sexenio de Felipe Calderón vivimos en un loop de análisis de la violencia en México, atendemos y sacamos conclusiones sólo a partir de la evolución de promedios en la tasa de homicidios. Proponemos aquí un análisis a partir de la volatilidad de la violencia a nivel municipal, para identificar las zonas del país de urgente atención con una política nacional de reducción de homicidios.

Entre enero y abril del 2017 México ha acumulado un total de 7,727 averiguaciones previas por homicidios dolosos, esto implica una tasa anualizada de 18.8 averiguaciones por cada 100 mil habitantes. Se trata del segundo inicio de año más violento desde 1997, y de seguir así, 2017 rebasaría al 2011 como el año más violento de nuestra memoria reciente, cuando el país sumó 18 averiguaciones por homicidio por cada 100 mil habitantes. Hablamos de averiguaciones y no de homicidios, porque la única medida rigurosa de los segundos es proporcionada por el INEGI mediante el análisis de los datos del Sistema Nacional de Información en Salud (SINAIS); y al día de hoy se encuentran disponibles hasta 2015, mientras que el conteo de víctimas (no averiguaciones) por parte del Sistema Nacional de Seguridad Pública se inició hasta 2014, lo que impide hacer comparaciones previas. Por ejemplo, en 2011 la tasa de homicidios (no de averiguaciones) llegó a 23.3 por cada 100 mil habitantes. El crecimiento en violencia desde 2016, y sobre todo el retorno en 2017 a niveles observados hace cinco o seis años, nos obligó a retomar una conversación que creíamos superada. La reducción entre 2013 y 2015 nos lo hizo pensar. Y ahí vamos de regreso a observar tasas mensuales, a inferir grandes conclusiones de pedazos incompletos e inexactos de datos, a sacar lecciones anecdóticas de crecimiento acá y reducciones allá. Creemos que este es un modelo de análisis insostenible. Creemos que es momento de tomar un poco de distancia y analizar los datos desde otra perspectiva: en lugar de analizar los cambios recientes, incluso a la luz del pasado, queremos hacer un corte de caja de la dinámica de violencia en los municipios mexicanos en 10 años, a partir del promedio de su nivel de violencia, pero sobre todo a partir de su volatilidad. Creemos que es un buen inicio para empezar a discutir en serio una estrategia de reducción de la violencia en el país, un buen inicio para volver a tener la misma conversación, pero con otra evidencia. Como se observa, los municipios con tasas promedio más altas tienden a ser también aquellos con mayor volatilidad; mientras que la mayoría de municipios del país se encuentran en niveles bajos de ambos indicadores. No obstante, en la parte inferior derecha de la gráfica podemos identificar municipios con baja varianza y niveles altos de violencia, esto quiere decir que se trata de poblaciones con niveles establemente altos de homicidios; entre ellos: Guadalupe y Calvo; Guazapares y Urique, en Chihuahua, así como General Plutarco Elías Calles en Sonora. En contraste, en la parte superior derecha estarían aquellos que acumulan promedios muy altos de homicidios, pero con medidas anuales muy disímiles, lo que implica alta varianza; entre ellos: Guadalupe, Huejotitán y Matamoros, en Chihuahua los tres. Finalmente, del lado superior izquierdo se ubican aquellos que tienen niveles relativamente menores de violencia, pero con cambios drásticos entre años; entre ellos: Gran Morelos (Chihuahua), Ejutla (Jalisco), San Baltazar Loxicha y Santa María del Rosario (Oaxaca). Una nueva categorización de municipios El territorio mexicano está conformado por un total de 2 mil 457 municipios. Utilizando datos de homicidios del SINAIS desde 2006 hasta 2015 – último año disponible – clasificamos los municipios del país siguiendo 2 criterios: los niveles de violencia que tuvieron (medido como tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes) y la varianza de dicha violencia, es decir, qué tan diferentes fueron las tasas de homicidio de un municipio entre 2006 y 2015. Nos quedaron 6 grupos conformados de la siguiente manera:

Categoría

Municipios

Porcentaje de la población nacional

Poca varianza y poca violencia

1252

25.7%

Mucha varianza y poca violencia

8

0.02%

Poca varianza y media violencia

699

50.7%

Mucha varianza y media violencia

281

6.5%

Poca varianza y mucha violencia

15

0.7%

Mucha varianza y mucha violencia

202

16.5%

  Lo que vemos entonces es que, bajo nuestra clasificación, 1,260 municipios tienen tasas de violencia consideradas bajas, por debajo de cuatro. El grueso de la población nacional se encuentra en municipios de violencia media y con poca varianza, con una tasa promedio en todo el periodo de 12 homicidios por cada 100 mil habitantes, aún por encima de los 10 establecidos por la Organización Mundial de la Salud para considerarse una epidemia. Notoriamente, hay 15 municipios en el país con un nivel permanentemente alto de violencia durante toda la década, alrededor de 40 homicidios por cada 100 mil habitantes. Pero el grupo más interesante es aquel conformado por municipios que tienen simultáneamente niveles altos de violencia promedio y mucha volatilidad entre años. Estos son los municipios que explican gran parte de los cambios en la tasa nacional. Si el nivel de violencia crece o decrece en el país, son estos los municipios que debemos explorar para explicarla. En promedio, estos municipios tienen tasas anuales de 55 homicidios por cada 100 mil habitantes. La concentración numérica de la violencia Si vemos la proporción de homicidios totales en el país entre 2006 y 2015 por categoría de homicidios, queda clara la concentración. Los 1,260 municipios con poca violencia, en los que viven 1 de cada 4 mexicanos, representan apenas 1.8% del total de homicidios. Por su parte, los municipios de violencia intermedia, 980 municipios en los que viven poco más de la mitad de los mexicanos, representan el 42% del total de homicidios. Hasta ahora llevamos 2,240 municipios que acumulan 83% de la población y sólo 44% de homicidios.   Esto implica que en apenas 217 municipios en los que viven sólo 17% de los mexicanos, se concentra el 56% restante de los homicidios en el país. De hecho, en apenas 202 municipios, los que simultáneamente tienen violencia promedio alta y mucha volatilidad, se concentran 51% de los homicidios totales del país en toda la década. De nuevo: más de la mitad de nuestra violencia vive en 202 municipios que concentran apenas 16% de la población. Hay un patrón visible: cuando la violencia crece en el país, la proporción de homicidios concentrado en estos 202 municipios crece, mientras que aquella de los 980 municipios de violencia intermedia decrece.   La concentración geográfica de la violencia Descubrimos apenas que 202 municipios concentran mucho de ambas: medias y varianzas de la violencia nacional. Hay un hallazgo adicional: estos municipios forman zonas continuas. Dicho de otro modo, la distribución geográfica de esos 202 municipios no sólo no es aleatoria, es sistemáticamente contigua.   Hay tres zonas identificables en las que se concentran estos 202 municipios que explican la acumulación de homicidios y su varianza nacionales. En primer lugar, un área que va desde la frontera de Chihuahua con Texas, hasta Sinaloa, pasando por la parte occidental de Durango. En segundo lugar, un grupo de municipios en Tamaulipas que se expande a municipios en la parte norte de Nuevo León. Finalmente, a lo largo de la costa en el Pacífico desde Colima hasta Guerrero, que incluye municipios al interior de Guerrero y Michoacán. Por su parte, de los 15 municipios que siempre han sido violentos – según nuestra clasificación – siete se encuentran en Oaxaca: Miahuatlán De Porfirio Díaz, Huautla De Jiménez, San Pedro Pochutla, Heroica Ciudad De Ejutla De Crespo, Oaxaca De Juárez, Villa De Tututepec De Melchor Ocampo, Ocotlán De Morelos. Al haber sido siempre violentos (por la poca varianza que tienen) estos municipios no nos explicarían una variación en la tasa de homicidios nacional. Tampoco los municipios que tengan poca o media violencia explicarían el aumento reciente de violencia; en su mayoría, los municipios con poca violencia no registraron ningún homicidio durante este periodo. Nuestro grupo de interés por tanto son los 202 municipios que tienen una alta varianza, y que además son considerados violentos. En este grupo se encuentran municipios como Guadalupe y Calvo, Práxedis G. Guerrero, y Ciudad Juárez en Chihuahua; Acapulco, Iguala, y Chilpancingo, en Guerrero; Colima y Armería en Colima; Apatzingán, Aquila, y Arteaga en Michoacán; Mier, Nuevo Laredo, San Fernando, y Ciudad Victoria en Tamaulipas; así como Monterrey y Cerralvo en Nuevo León. Dentro de este grupo de interés, 22 municipios superan los 100 homicidios por cada 100 mil habitantes en promedio cada año. Sólo para comparar, Honduras, considerado el país más violento del mundo, llegó a una tasa de 59 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2016. El retorno de la violencia ¿El crecimiento reciente de homicidios y averiguaciones previas se relaciona con estos 202 municipios? La respuesta es sí.   Si vemos datos del SINAIS, es claro que el grupo de municipios que mejor se ajusta a la tendencia nacional es justamente el de los 202 municipios violentos y volátiles; seguido de los casi mil municipios de violencia intermedia. Más aún, el crecimiento a partir de 2015 se explica centralmente por esos 202 municipios. Noten que la línea nacional sigue cercanamente la de los municipios con violencia intermedia y mucha varianza, pero ello se debe a que el promedio nacional incluye municipios de muy poca violencia. En contraste, si vemos únicamente la tendencia anual, los cambios año con año siguen cercanamente a la de los 202 municipios que mencionábamos. Con base en estos mismos datos es imposible saber qué ocurre en 2016 y 2017; dado que los datos del 2016 estarán disponibles hasta finales de este año, mientras que los del 2017 hasta finales del 2018.   Del mismo modo, analizando los datos del SNSP podemos observar que el grupo de municipios de alta violencia y varianza en esa base, es el que concentra el crecimiento en homicidios desde 2015, con un claro aceleramiento en el primer trimestre del 2017. La lección central de este texto es simple: no es posible diagnosticar y recetar soluciones para reducir la violencia en México que no pase por un análisis exhaustivo de los 202 municipios que concentran homicidios y su varianza en México, y que se encuentran, como vimos, agrupados mayoritariamente en tres regiones. Empecemos a tener esa conversación. Datos Los datos y código utilizados en este análisis pueden ser consultados aquí http://bit.ly/2sabm89   José Merino y Oscar Elton, Data4