18 gráficas para (medio) entender la violencia en el Valle de México

José Merino (@PPmerino)

Hemos visto en días recientes múltiples notas periodísticas que identifican una “ola” de violencia en la zona metropolitana del Valle de México (ZMVM). Por supuesto, incrementos en la visibilidad mediática no necesariamente se empatan con incrementos objetivos en los datos.

Ello nos lleva a un ejercicio frustrante: cuando observamos episodios recientes de violencia lo primero que uno querría hacer es identificar patrones en datos agregados y ahí encontraremos (por definición) datos que llevan por lo menos un mes de atraso (en el caso del SNSP, reportados por procuradurías estatales), o más de un año y medio (en el caso del INEGI, agregados de reportes legistas).

Ante la reiterada pregunta “¿qué dicen los datos?”, uno sólo puede responder a medias: con datos no actualizados.

Ni es de hoy, ni es toda la ZMVM

Respecto a 2007, no hay un solo delito de alto impacto que no haya crecido en el Estado de México para 2013. Los gráficos muestran la tendencia por tasas por cada 100 mil habitantes.

En números totales: En 2007 se cometieron 1,127 homicidios en la entidad, para 2013 sumaron 1,932. En 2009 (no hay datos para 2007) se cometieron 801 homicidios con arma de fuego; en 2013, 1,271. En 2007 se reportaron 44,772 robos con violencia; en 2013, 58,432. En 2007 se reportaron 52 secuestros; en 2013, 191. Finalmente, en 2012 (no hay datos previos) se reportaron 1,039 extorsiones; en 2013, 1,668.

1ahom9713
1bfuego9713
1cext9713
1drobo9713
1esec9713

Así, los homicidios se mantuvieron relativamente estables en 2013, después de un repunte en 2012. Notarán la caída abrupta en 2006 y 2007, resultado de un reclasificación entre homicidios culposos y dolosos que fue analizada con claridad por Andrés Lajous aquí y por The Economist acá. En contraste, el resto de delitos crecieron entre 2012 y 2013.

Difícilmente se puede sostener que el crecimiento se debe a un mayor reporte de delitos frente al MP. Hay una tendencia que inicia entre 2011 y 2012.

¿Se trata de un crecimiento que toca también al Distrito Federal? La respuesta es no.

 

Con la anotación hecha arriba sobre los datos de homicidios en el Estado de México para el periodo entre 2007 y 2010, a partir de 2011 el Estado de México supera con claridad al DF en tasa de homicidios y homicidios con arma de fuego. En el DF el número anual de homicidios se mantuvo estable entre 2007 y 2013, en un rango entre 714 y 811; mientras que con arma de fuego el rango estuvo entre 356 y 503.

Del mismo modo, a partir de 2010 la tasa de secuestros del Estado de México superó a la del DF, que ha mostrado una caída desde 2008. Por primera vez desde que se cuenta con datos, la tasa de robos con violencia en el Estado de México superó a la del DF (357 vs 355), ello equivale a 58,432 robos en el Estado de México y 31,555 en el DF, ambos aún muy por encima de la tasa del resto del país.

Finalmente, cerramos el 2013 con un acercamiento entre ambas entidades en cuanto a la tasa de extorsiones, 10.8 para el DF (más del doble de la observada en 2007, cabe decir) y 10.2 en el Estado de México (muy por arriba de los 6.4 del 2012, el único año previo con datos).

 

La cuesta de enero

¿Cómo pasaron 1,271 homicidios con arma de fuego en el Estado de México desapercibidos en 2013? ¿Hay algo inusual en el inicio del 2014?

Para responder, tomamos sólo los datos correspondientes al mes de enero de los últimos ocho años. La imagen se vuelve un poco más nítida: enero de 2012 fue el que mostró el máximo de homicidios en el periodo, pero el 2014 revierte la tendencia a la baja que se observó en 2013, así como la tendencia a la baja (en datos del SNSP) en el país. Medios y ciudadanos, se sabe, somos de corta memoria.

2ahomTeneros
2cfuegoTeneros
2eextTeneros
2groboTeneros
2isecTeneros

En enero del 2013 se cometieron 158 homicidios en el Estado de México, para el mismo mes en 2014, 185. En contraste, el DF pasó de 67 a 63.

Un dato revelador: en 2011 la tasa mensual de homicidios en el resto del país (excluyendo al DF y el Estado de México) fue de 1.9; mientras que en el Estado de México fue de apenas .72; para enero del 2014 fueron de 1.2 y 1.1 respectivamente. La brecha más angosta en el periodo.

Ahora bien, cuando vemos sólo homicidios con arma de fuego, el Estado de México superó en enero del 2014 al resto del país (.8 vs .6). En números totales, en enero del 2014 en el Estado de México 133 personas fueron asesinadas a tiros (contra 109 en 2013); en el DF 42, y en el resto del país 584.

En enero del 2014, no hay un solo delito en el que la tasa por cada 100 mil habitantes no sea mayor en el Estado de México que en el Distrito Federal, revirtiendo lo que ocurría en años anteriores.

Además, con excepción de tasas casi idénticas en secuestro, las tasas en el resto de delitos también son superiores ahora en el Estado de México respecto al promedio para el resto del país (nota: las tasas para el resto del país están ponderadas por tamaño poblacional).

Efectivamente, el Estado de México vive hoy su momento más violento de los últimos ocho años; lo que aún no sabemos es si ello se debe a los municipios que forman parte de la ZMVM.

 

Una línea en el pavimento

¿Ubica usted la frontera entre Iztapalapa y Ciudad Nezahualcóyotl o La Paz? ¿Entre Gustavo A. Madero y Ecatepec o Tlalnepantla o Coacalco o Tultitlán? ¿Entre Azcapotzalco y Naucalpan o Tlalnepantla? Son, genuinamente, líneas en el pavimento (o en la Sierra de Guadalupe, según sea). Sí, pero esas líneas marcan diferencias.

3bhomTmes
3dfuegoTmes
3erobovTmes
3fextTmes

En 2013, si el DF hubiese tenido las tasas de homicidios promedio de los 60 municipios del Estado de México que componen la ZMVM, hubiese sumado 1,181 homicidios totales, de los cuales 799 hubiesen sido con arma de fuego. En realidad sumó 746 y 418 respectivamente.

Visto a la inversa, si el Estado de México hubiese tenido las tasas promedio de las 16 delegaciones del DF, hubiese sumado 1,008 homicidios totales y 565 homicidios con arma de fuego. En realidad sumó 1,595 y 1,079 respectivamente. Ese es el tamaño de la diferencia en términos comparativos entre ambas entidades: 587 personas asesinadas, 514 de ellas con arma de fuego.

Mientras el DF mantiene una tasa de homicidios similar al resto no-conurbado del Estado de México, los municipios conurbados se acercan a los niveles nacionales en la tasa de homicidios total y los rebasan desde 2012 en lo que a la tasa con arma de fuego respecta.

No se trata aquí de hacer una apología del Distrito Federal; es simplemente obvio hacer el contraste entre lo observado en los municipios conurbados y las delegaciones del DF, y ello nos lleva a concluir dos cosas: los niveles de violencia en esos municipios es mayor y la brecha entre ambas entidades ha crecido.

Algo similar ocurre con los robos con violencia, en donde el Estado de México revierte una tendencia a la baja que sí se mantiene en el DF: en 2012 se reportaron 36,921 robos con violencia en el DF, contra 31,226 en 2013; en cambio, en el Estado de México pasaron de 49,922 a 51,937. Al tratarse de denuncias, se puede argumentar que los datos reflejan un crecimiento en éstas, no en el delito. De defender esta postura, el gobierno del Estado de México tendría que decirnos qué cambios hubo en los mecanismos de denuncia que llevó a este resultado. Cómo, por ejemplo, las denuncias por extorsión en los municipios conurbados pasaron de 857 a 1,392 entre 2012 y 2013, mientras en el DF cayeron de 1,170 a 959.

Hay dos posibilidades, o en el Estado de México tuvieron mejoras inusitadas en los mecanismos de denuncia, al tiempo que en el DF empeoraron, o efectivamente la violencia se ha agravado y generalizado en los municipios conurbados, mientras que en el DF se ha mantenido estable o ha decrecido.

A Tale of Two Cities

En 2013, en Iztapalapa se cometieron 149 homicidios, de los cuales 89 fueron con arma de fuego; el año anterior, 2012, sumaron 182 y 112 respectivamente. Al otro lado, en Nezahualcóyotl, se pasó de 171 a 169 y de 131 a 125, mientras que en La Paz, los homicidios totales pasaron de 38 a 49, y aquellos con arma de fuego, de 29 a 30.

4ahomzmvm
4bfuegozmvm
4cextzmvm
4drobozmvm

Dos cosas. Para empezar, la tendencia es contrastante, en Iztapalapa los homicidios cayeron, mientras que en sus dos vecinos se mantuvieron estables o aumentaron. Del mismo modo, 60% de los homicidios en la delegación capitalina se comenten con arma de fuego, mientras que en Ciudad Nezahualcóyotl representaron 74% (en La Paz, 61%).

Repitamos el ejercicio anterior. Si Iztapalapa hubiese tenido la tasa de homicidios de Nezahualcóyotl, la suma de asesinados subiría a 264, 196 de ellos con arma de fuego. Una diferencia de 115 muertos totales y 107 con arma de fuego. Nadie puede argumentar que se trata de una diferencia menor. La diferencia haciendo el ejercicio con Los Reyes La Paz llegaría a 175 asesinatos y 109 con arma de fuego. Esas son las diferencias de una línea en el pavimento.

Contrario a Iztapalapa, la delegación Gustavo A. Madero ha mostrado incrementos en la tasa de homicidio y homicidio con arma de fuego, al pasar de 10.7 a 12.5 entre 2012 y 2013, la tercera más alta en el DF después de Venustiano Carranza (16.5) y Cuauhtémoc (13.2).

A pesar de ese incremento, la tasa de homicidios en GAM permanece por debajo de la observada en los cuatro municipios con los que colinda: Ecatepec (18), Tlalnepantla (17), Naucalpan (13.7) y Tultitlán (13.1). Cierto, entre 2012 y 2013 se observaron incrementos en Tlalnepantla y Tultitlán, mientras que los otros dos municipios mostraron fuertes caídas.

Dos anotaciones importantes. A nivel municipal no hay datos disponibles que lleguen más allá de diciembre del 2013, lo que no permite analizar por municipio el crecimiento reportado antes para los meses de enero en todo el Estado de México. Además, los números no coinciden entre los datos municipales y los datos estatales. Por ejemplo, en la base desagregada por municipios, en 2013 el Estado de México suma 1,595 homicidios totales, mientras que en la base a nivel de estados, suma 1,932, una diferencia nada despreciable del 21%. En contraste, la diferencia en el DF es de 746 vs 749 homicidios

Dicho eso, el DF tiene dos focos rojos claros: Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza. Ambas delegaciones mostraron incrementos entre 2012 y 2013 en homicidios totales y homicidios con armas de fuego y la segunda es la única por encima de la tasa nacional en ambos casos, mientras que la primera es a su vez la única con incrementos en extorsiones. Notoriamente, todas las delegaciones incluidas mostraron decrementos en robos con violencia.

Del lado del Estado de México no hay mucho espacio para eludir responsabilidades: 1. Está hoy en el peor momento en violencia y criminalidad de los últimos ocho años, 2. Es una tendencia que inicia desde 2011, 3. Se concentra en municipios conurbados, 4. Va en sentido opuesto al país y el DF, y, 5. Tiene clarísimos focos rojos, tanto en números totales como en tendencia en tasas:

Homicidios totales: Atizapán, Nezahualcóyotl, La Paz, Tlalnepantla y Tultitlán.

Homicidios con armas de fuego: Atizapán, Nezahualcóyotl, La Paz, Tlalnepantla, Ixtapaluca y Cuautitlán Izcalli.

Robo con violencia: Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Naucalpan, Cuautitlán Izcalli y Toluca.

Extorsiones: Atizapán, Nezahualcóyotl, La Paz, Tlalnepantla, Naucalpan, Cuautitlán Izcalli y Toluca.

Dijera un amigo: lo podemos decir más fuerte, pero no más claro.

——

Para acceder a estos datos, puedes dar click en la esta liga.