20 años después, ¿los municipios zapatistas están peor?

Por: José Merino (@PPmerino), Eduardo Fierro (@EDUFIERRO) y Jessica Zarkin (@jesszark)

Hay una diferencia enorme entre presentar algunos datos de algunos municipios (seleccionados pensando en lo que quieres “probar”) y lanzar grandes conclusiones en una nota periodística; y hacer un riguroso ejercicio comparativo que, de hecho, sustente esas conclusiones. Aquí haremos lo segundo después de haber leído mucho de lo primero. En la Declaración de la Selva Lacandona el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) estableció como objetivo la lucha por “trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz (…) y lograr el cumplimiento de estas demandas básicas de nuestro pueblo formando un gobierno de nuestro país libre y democrático”. Mucho se ha escrito sobre si se cumplieron o no estos objetivos en las comunidades zapatistas de Chiapas, sin embargo quienes concluyen que las condiciones en lugar de mejorar empeoraron (lean el artículo titulado “Zonas zapatistas empobrecieron más en 20 años” de La Razón y “Estancados en el paraíso” de El País) cometen un error clave: comparar el antes y después de los municipios sin tomar en cuenta cuáles son estos municipios y cómo se comparan con municipios similares. Para quien sabe de estadística, el problema se llama “sesgo selectivo”. Es decir, ¿cómo podemos saber si el zapatismo afectó variables sociales si no consideramos si los municipios zapatistas tenían de por si condiciones sociales que los llevaron a ser zapatistas y que evidentemente sesgan su desempeño hoy? La solución es entonces comparar a municipios zapatistas con otros municipios zapatistas comparables en términos de su situación a mediados de los 90, de ese modo, si vemos diferencias sistemáticas en las trayectorias de ambos grupos, estas diferencias pueden ser atribuidas al zapatismo. Sin este ejercicio, los datos que nos presentan La Razón y El País tienen un valor testimonial, pero incapaz de concluir cualquier otra cosa sobre las condiciones antes y después del zapatismo. ¿Por qué? Porque los mismos factores que determinaron el surgimiento del zapatismo en ciertos municipios chiapanecos también afectan el nivel de pobreza y desarrollo de éstos. Un ejemplo sencillo es el porcentaje de la población indígena en el municipio. ¿Cuál es su relación con pobreza y desigualdad? En el trabajo titulado “Indian Identity, Poverty and Colonial Development in Mexico”, Alberto Díaz Cayeros concluye que los indígenas estratégicamente eligieron preservar su identidad en respuesta a la explotación sobrellevada en las encomiendas. Las comunidades indígenas se aislaron del resto de la sociedad –en zonas geográficas difíciles– y quedaron sujetas a las trampas de pobreza que hasta hoy perduran. Entonces, si sabemos que los mismos factores que afectaron el surgimiento del zapatismo también afectan variables sociodemográficas de los municipios, ¿cómo podemos resolver el problema de sesgo para poder concluir algo sobre el arraigo del zapatismo en Chiapas? Uno de muchos métodos econométricos se llama “pareo” (i.e. matching). Lo que hacemos es tomar municipios zapatistas y no zapatistas (clasificación propia debido a que no existe una lista oficial) que en 1990 eran idénticos en un set de variables sociodemográficas específicas (región, porcentaje de la población indígena, ingresos, grado promedio de escolaridad, marginalidad y porcentaje de la población alfabeta) y después comparamos su desempeño en otras variables posteriores a 1994. De esta manera evitamos estar comparando peras con manzanas y reducimos el sesgo o desequilibrio en nuestras conclusiones. Los municipios que podemos comparar posterior al ejercicio de pareo son: Chalchihuitán, Chamula, Chanal, Chenalho, La Independencia, Mitontic, Pantelho, Tenejapa, La Trinitaria, Chicomuselo, Huixtán, Ocotepec y Zinacantán. ¿Qué encontramos? Sí, existe un rezago evidente entre los Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas (MAREZ), pero no es sustancialmente distinto al de municipios no zapatistas comparables. Esto es, NO PODEMOS atribuir al zapatismo rezagos que también se observan en municipios no zapatistas, cuyas trayectorias en el tiempo son, además, parecidísimas. Ahora bien, hay diferencias pequeñas, pero interesantes. En primer lugar, a pesar de observar que los zapatistas son municipios con ingresos más altos y que invierten más, esto no se ve traducido en sus niveles de vida. INVERSION PUBLICA INGRESOS NETOS Por ejemplo, hay un ligero retraso en el porcentaje de la población alfabeta y la desigualdad entre sexos es más evidente entre los municipios zapatistas que entre los no zapatistas. ALFABETIZACIÓN En cuanto a grado promedio de escolaridad la diferencia es demasiado pequeña a favor de los municipios zapatistas. GRADO ESCOLARIDAD En contraste, los municipios zapatistas tienen tasas de mortalidad infantil mucho menores a sus contrapartes no zapatistas, y que de hecho, se aproximan al promedio estatal que incluye a municipios con mucha menor marginalidad. Cierto, pero curiosamente a mediados de los 90 era menor que en 2010. DEFUNCIONES Ahora bien, las comunidades que viven en los municipios zapatistas mantienen una tasa de nacimientos por cada 100 mil habitantes superior al del resto del estado. Incluso su tasa en 2010 es mayor a la de los municipios no zapatistas en 1995. NACIMIENTOS Todo parece indicar que detrás de estos indicadores persiste un problema significativo de infraestructura que no permite hacer la conexión entre desarrollo y bienestar. Es decir, de penetración y alcance geográfico de políticas públicas, en donde el zapatismo, factiblemente, desempeñe un papel. La diferencia más impactante la encontramos en el porcentaje de viviendas con drenaje. DRENAJE Mientras que en 1995 la diferencia entre los municipios zapatistas y no zapatistas era de apenas 12%, en 2010 aumentó a 35%. Y si comparamos con el promedio estatal, la diferencia hoy es de más del 40%. Sobre electricidad la situación es bastante similar entre ambos tipos de municipios y la diferencia no es tan alta si observamos hogares con lavadoras. ELECTRICIDAD LAVADORA Pero, más allá de concluir que persiste un cierto rezago entre los MAREZ en comparación a municipios que estaban igual a ellos antes del levantamiento zapatista, lo que surge después de este ejercicio es un pregunta quizás endémica para el desarrollo del estado. Si nuestro supuesto sobre que es un problema de infraestructura es cierto, ¿quién está detrás de ello, el gobierno estatal o los gobiernos autónomos? Para acceder a nuestros datos y análisis, puedes dar click aquí. @Data4mx