90 años de embajadores México – Estados Unidos

Por: José Merino (@PPmerino) y Christian Cuéllar (@chricuel) El pasado 4 de agosto, Miguel Basáñez fue propuesto por la Secretaría de Relaciones Exteriores como embajador de México en Estados Unidos. El perfil de Basáñez rompe con el de sus colegas anteriores ya que sería el primer embajador nacido en Veracruz y también sería el primero cuyo puesto inmediato anterior no se relaciona con cargos públicos o con empleos en el servicio exterior. 23 embajadores en ambos lados del río Bravo De 1925 a la fecha, han pasado 23 embajadores por la sede estadounidense en tierras mexicanas. En caso de que Basáñez ocupe el cargo, México igualará el número de embajadores enviados al vecino del norte. 1_tiempo En términos de duración, es el estadounidense Josephus Daniels el que más tiempo se ha mantenido en su puesto como embajador en México: de 1933 a 1941. Pero el récord se lo lleva el embajador mexicano Francisco Castillo Nájera al permanecer en Washington desde 1935 hasta 1945. El récord de menor duración en el puesto también se lo llevan los mexicanos. Emilio Rabasa estuvo apenas 25 días desde que presentó sus cartas credenciales hasta que terminó su misión (en 1970); y a él le sigue en duración Bernardo Sepúlveda Amor (1982), quien mantuvo el cargo durante sólo siete meses. Los dos embajadores se convirtieron en Secretarios de Relaciones Exteriores posteriormente. Del otro lado del Río Grande, el estadounidense con orígenes mexicanos, Julián Nava, duró apenas ocho meses como máximo representante de su país (entre 1980 y 1981). Cada vez más jóvenes al norte y más viejos en el sur La edad a la que inician su cargo los embajadores enviados por cada país es cada vez más parecida, pero no siempre fue así. En promedio, los embajadores mexicanos son enviados a una edad mucho menor y el caso contrario aplica para sus colegas estadounidenses. La edad promedio que tienen los mexicanos al asumir el puesto es de 51 años, mientras que la de los estadounidenses es de 55. En 1925, Manuel Téllez, de 40 años de edad, asumió su puesto como representante de México en Estados Unidos. Su contraparte estadounidense en ese momento, James Sheffield (1924-1927), era 20 años mayor cuando comenzó su cargo como embajador en tierras mexicanas. De hecho, Téllez (1925-1931) es el embajador mexicano más joven en haber sido enviado a los Estados Unidos junto con Juan José de Olloqui (1971-1976), también de 40 años de edad. De tomar el puesto, Miguel Basáñez será el embajador más viejo en haber sido enviado por el gobierno mexicano al cumplir los 68 años este 2015. Del otro lado del río, Robert Hill (1957-1960) es el embajador estadounidense que asumió el cargo con menor edad: 40 años; mientras que Josephus Daniels (1933-1941) ha sido el embajador más viejo al cumplir 71 años cuando tomó su puesto. Si tomamos el promedio acumulado de edad para cada año, resulta que los embajadores mexicanos son más jóvenes que sus homólogos estadounidenses. Pero la brecha ha ido cerrándose porque México envía a embajadores cada vez más viejos, mientras que Estados Unidos manda a representantes cada vez más jóvenes. Hoy la diferencia promedio es de apenas tres años y medio. 2_edad_promedio De la capital, ¿cierto? El último embajador nacido en territorio nacional y en una entidad distinta al Distrito Federal fue el zacatecano Manuel Tello (1953-1958). A partir de 1959, los capitalinos han dominado con el cargo de representante máximo de nuestro país en los Estados Unidos. El único no capitalino que ha sido embajador en tiempos recientes es Carlos Alberto de Icaza (2004-2006), originario de la ciudad de Beirut en Líbano. Si Basáñez asume el puesto, se romperá la tradición de los últimos 56 años que ha dejado fuera la representación de los 31 estados de la República Mexicana en los Estados Unidos. 3_embajadores_entidad_mex De los 23 embajadores de Estados Unidos en México, cuatro nacieron en California: Fulton Freeman (1964-1969), Julián Nava (1980-1981), John Gavin (1981-1986) y el actual embajador Anthony Wayne (2011 a la fecha). Otros cuatro nacieron en un país distinto a los Estados Unidos: William O’Dwyer (1950-1952), en Irlanda; Carlos Pascual en Cuba (2009-2011); y Robert McBride (1969-1974) y John Negroponte (1989-1993), ambos en el Reino Unido. 4_embajadores_entidad_eua Diplomacia con sustento legal Si hay algo que comparten los embajadores de ambas naciones es su gusto por las leyes. Diez de los 23 embajadores de Estados Unidos en México realizaron estudios en esta área. Pero los máximos representantes de México en la nación estadounidense no se quedan atrás: doce estudiaron la licenciatura en derecho y 11 lo hicieron en la UNAM. Únicamente dos abogados mexicanos decidieron estudiar un área de especialización distinta a la de las leyes: Jorge Montaño Rodríguez (1993-1995) y el propuesto Miguel Basáñez. Ambos cuentan con un doctorado en Sociología Política otorgado por la London School of Economics. 5_area_estudios Sector público en México, sector privado en Estados Unidos Los embajadores de México suelen ocupar cargos en el servicio exterior o se desempeñan como secretarios de Estado antes de ocupar su puesto como máximos representantes en Estados Unidos. La única excepción la marcó Juan José de Olloqui quien fue Director Ejecutivo del Banco Interamericano para el Desarrollo antes de ocupar su cargo como embajador en 1971. De ocupar el puesto, Miguel Basáñez sería el primer embajador que proviene de un puesto en la academia. Al dejar el cargo, los embajadores mexicanos suelen irse a empleos en el gobierno. De los 18 embajadores mexicanos para los cuales se tiene registro de un empleo posterior, 13 han obtenido un puesto en el sector público. 6_empleo_mex La variedad del tipo de empleos previos y posteriores al puesto de embajador de Estados Unidos en México es mucho mayor para los representantes del vecino del norte. Hemos tenido a un embajador estadounidense que fue actor antes y después de ser embajador (John Gavin); y a otro más que pasó a ser consejero del presidente de la Iglesia mormona (Reuben Clark Jr). En el agregado, de los 19 embajadores de los que se tienen registro de empleos posteriores, cinco han provenido del sector privado y todos se mantuvieron en este sector al concluir su cargo como embajadores en México, sobre todo, como directores en compañías trasnacionales. Otros tres se dedicaron a la academia tras terminar su misión y uno más tenía un cargo académico antes de ser embajador: Carlos Pascual. 7_empleo_eua ¿Cambio de rumbo? Por primera vez en 90 años, el gobierno federal le apuesta a un perfil distinto para la persona que ocupará el puesto de embajador en Estados Unidos: un académico tuxpeño, vinculado con el grupo Atlacomulco. Sólo el tiempo definirá si los académicos son mejores diplomáticos que los burócratas. Del otro lado del río también se intentó revolucionar el perfil del embajador, pero por una cuestión de género. Obama propuso a María Echaveste para relevar a Anthony Wayne a finales del año pasado. Aunque Echaveste declinó, queda pendiente la urgente necesidad de que las mujeres se abran paso en la máxima jerarquía de representación diplomática entre ambos países. Nota metodológica Los datos biográficos de cada embajador se obtuvieron de múltiples fuentes históricas y periodísticas. Destaca la información disponible en la página de la Secretaría de Relaciones Exteriores, las biografías publicadas en el libro “Mexican Political Biographies, 1935-1993”, así como el documento del Wilson Center “U.S. Ambassadors to Mexico”. Para descargar los datos, da clic en esta liga.