Días de descanso, días de no matar

  • Publicado en Nexos

José Merino y Oscar Elton

En México hemos acumulado 213 mil muertos y más de 26 mil desaparecidos desde 2006. Una cifra que lee rápido, pero de muy difícil digestión. México es un país violento: 58 víctimas de homicidio en promedio cada día.

Pero los días no son iguales. En los últimos 10 años hay días brutales como el 7 de mayo en el que cada año en promedio se acumulan 68 víctimas. Hay también días en los que el número de homicidios se reduce a su mínimo. Son días de calma; mejor dicho, de relativa calma, como el 1 de enero que promedia 34 homicidios en el mismo periodo.

Días para festejar… la no violencia

Si promediamos los homicidios ocurridos en las 52 semanas que conforman cada uno de los últimos 10 años, vemos una alta varianza en la tendencia de homicidios. Existen cinco semanas en que la violencia supera los 56 homicidios.

De esas cinco semanas, dos llegan a las 58 muertes promedio en 10 años: la semana 20, que va aproximadamente del 13 al 20 de mayo; y la semana 38, que suele ser la semana de los festejos de la independencia mexicana, o la siguiente a ésta. Entre las tres restantes, se encuentra la semana 50, anterior a la semana de noche buena y navidad, con 57 homicidios promedio; y las semanas 33 y 35, con 56 homicidios promedio cada una. Estas últimas semanas son días de transición entre agosto y septiembre.

Como vemos, estas semanas son antes o después de días considerados festivos. Si vemos la otra cara de la moneda, tres de las cinco semanas con menos homicidios promedio en los últimos 10 años, están entre las primeras cinco semanas del año, incluyendo la semana uno, que va del 1 al 7 de enero.

Analizando los 365 días del año, el día con menos homicidios promedio en los últimos 10 años es el primero de enero, con un promedio de 33.8 muertos por homicidio en ese día. No sólo esto. Si vemos los últimos siete días con menos homicidios de la lista, los siete son días en que se conmemora algo. Al 1 de enero le siguen 1 de mayo (día del trabajo); el 2 de noviembre (día de muertos); el 10 de mayo (día de las madres); el 5 de mayo (día de la batalla de Puebla); el 16 de septiembre (día de la independencia de México); y el 25 de diciembre (Navidad).

Entre los cinco días más violentos del año no se encuentra ningún día festivo. Pero es curioso que el 16 de septiembre esté entre los días con menos homicidios en promedio, y el 17 de septiembre, un día después, sea en promedio, junto con el 7 de mayo, el día más violento del año con 67.7 homicidios promedio.

Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo

Si comparamos el promedio de homicidios entre los días “antes” y “después” de Navidad y Año Nuevo con el resto del año vemos diferencias. Los días post-fiesta, navidad y el primer día del año, tienen un promedio siempre menor al resto del año entre 2006 y 2015. Curiosamente, esto no ocurre en Noche Buena y la víspera de Año Nuevo. Mientras el 24 y el 31 de diciembre se comportan como el resto de los días de cada año, el 25 de diciembre y el 1 de enero son anómalamente pacíficos. Por ejemplo, en el 2007, Noche Buena y la víspera de Año Nuevo tuvieron cinco homicidios más que los que hay el resto del año. Lo mismo pasa en 2009 y 2012. En 2014, sin embargo, estos dos días tuvieron casi 10 homicidios más que los que se presentan el resto del año.

A pesar de que el 25 de diciembre y el 1 de enero se encuentren entre los días menos violentos en promedio en el año, existen lugares y años anómalos a lo largo de estos 10 años. De 2006 a 2015, ha habido por lo menos un homicidio en 25 de diciembre en algún año en 151 municipios. La delegación Cuauhtémoc, en la CDMX, es quién más veces aparece en la lista con al menos un homicidio en 25 de diciembre todos los años, excepto en 2006 y en el año del bicentenario de la independencia. 2015 ha sido el peor hasta ahora, con 4 homicidios el día de navidad.

Los dos municipios que más homicidios han tenido en Navidad son Ciudad Juárez, Chihuahua en 2010 y Tampico, Tamaulipas en 2011, con 13 homicidios cada uno.

El primer día del año también presenta momentos y lugares anómalos. En los 10 años, 138 municipios han tenido al menos una muerte violenta. En su mayoría han tenido un homicidio, pero Tijuana (2010), Ecatepec de Morelos (2013) y Durango (2014) han comenzado su cuenta de homicidios del año con 7 desde el día uno.

Si nos quedamos con los 10 municipios donde más gente muere y los 10 donde las personas son más vulnerables podemos ver patrones interesantes en los días post fiesta. De los 10 municipios con un mayor acumulado de homicidios en los 10 años, en 6 los homicidios promedio por día son menores en Navidad y en Año Nuevo.

Monterrey y Ciudad Juárez son los municipios que mayor diferencia tienen entre los promedios por día de estas fechas festivas y el resto del año, con 1.5 homicidios menos por día. En Guadalajara y la delegación Cuauhtémoc el promedio no es diferente. Se reducen los homicidios por día en menos de 0.2. En los 10 municipios más vulnerables ante la violencia diaria, se encuentran siete de los mismos 10 que vimos antes. Se agregan Chilpancingo, la capital de Guerrero; Cuernavaca, Morelos; y San Pedro Tlaquepaque, Jalisco.

Entre los municipios que más recuden homicidios en Navidad entran obviamente los mismo dos de antes, Monterrey y Ciudad Juárez, y se les une San Pedro Tlaquepaque, que tiene una reducción estos días de 1.3 homicidios por día respecto al resto del año.

¿Cómo mueren quienes mueren en Navidad y Año Nuevo?

Los homicidios son siempre una tragedia, pero no todos se ejecutan de la misma forma. La forma más común en que se cometen homicidios es con armas de fuego, también consideraros una buena aproximación a homicidios relacionados al crimen organizado.

Sin embargo, dado todo lo que ya hemos visto, los homicidios se reducen quizá porque en días festivos (y después de ellos) mucha gente se queda en sus casas. La mayor parte de los homicidios suelen suceder en la calle, pero si la gente no sale de sus casas igual que el resto del año, la forma en que mueren también puede cambiar.

Si dividimos los homicidios por cómo sucedieron y vemos el porcentaje de cada causa en días “pre”, días “post” y el resto del año, vemos que en promedio el porcentaje de muertes por ahorcamiento y golpes es mayor en días festivos que el resto del año. Durante el año, el 9.6% de los homicidios se dan por golpes o personas estranguladas, que factiblemente se den dentro de viviendas. El 25 de diciembre y 1 de enero, el porcentaje aumenta a 10.2%, y el 24 y 31 de diciembre el porcentaje llega a 12.1%.

Por otro lado, los homicidios con arma de fuego en promedio representan 62.4% de los homicidios. Durante Noche Buena y la víspera de Año Nuevo el porcentaje es de 60.1%, y los días posteriores disminuye aún más, a 58.7%.

Respecto a los días más violentos, los días de menor violencia reducen a la mitad el número de homicidios, de 68 a 34. Al hacer este texto pensábamos encontrar que los días festivos que implicaban actividades familiares, como el 24 y el 31 de diciembre o el 10 de mayo, serían los días más anómalamente pacíficos en el país. Pensábamos pues que el efecto de los días festivos se asociaba a actividades familiares y no al simple asueto. No es así. El 24 y el 31 de diciembre se comportan en términos de violencia de manera más cercana al resto de días del año; mientras que el 25 de diciembre y el 1 de enero muestran reducciones en violencia similares al 1 de mayo, el 2 de noviembre o el 16 de septiembre.

Los mexicanos nos dejamos de matar porque estamos de descanso… no porque estemos en un ánimo armónico.

 

NOTA METODOLÓGICA

Los datos utilizados son homicidios del Sistema Nacional de Información en Salud (SINAIS). La base de datos puede ser consultada aquí