Especial día internacional de la mujer

Especial día internacional de la mujer: Las mujeres juegan mejor donde viven mejor

Por: D4

¿Por qué algunos países tienen un buen desempeño en futbol femenil, pero no en su selección masculina? ¿Por qué, en contraste, otros países con buenos resultados en su equipo de hombres no logran resultados igual de buenos en su equipo de mujeres? Peor aún, ¿Por qué hay países en los que no existe siquiera un equipo femenil de futbol, pero sí uno masculino?

Una posible explicación está en la calidad y equidad de vida de las mujeres afuera de las canchas. En países en donde las mujeres viven bien – tienen garantizados derechos sociales, tienen una mayor expectativa de vida, están mejor representadas políticamente, entre otros factores– la selección femenil tiende a tener un mejor desempeño comparado con su contraparte varonil. En el caso contrario, los países en donde las mujeres viven peor, los equipos femeniles tienen peor desempeño o, en el extremo, ni siquiera tienen una selección que las represente.

Cabe destacar que de acuerdo a la metodología de la FIFA, cuando una selección no ha jugado en 18 meses algún partido oficial o al no tener más de cinco encuentros contra otras selecciones oficiales, no se consideran en la clasificación. Este es el caso de países como Panamá, en donde a pesar de contar con una selección femenina de acuerdo a su Federación, no se encuentra evaluada por la FIFA en diciembre de 2015.

LAS CANCHAS SIN MUJERES

 

Elige dos países en los buscadores debajo de la gráfica para comparar los rankings de la FIFA para equipos de mujeres y hombres. Debajo del buscador puedes ver la información específica de los países que elegiste.

 
Ranking bajoRanking bajoRanking bajoRanking altoRanking altoRanking altoMujeresHombresAmbos2040608010012014020406080100120140160180200RANKING MUJERESRANKING HOMBRES
 

Entre las 209 selecciones de futbol masculinas que fueron rankeadas por la FIFA en febrero de 2016, 69 naciones no cuentan con una contraparte femenil. En contraste, no hay un sólo país con selección femenina, pero sin selección masculina.

De estas 69, 42% son países en África Subsahariana; 19% en Latinoamérica y el Caribe (principalmente islas pequeñas); 15% en Medio Oriente y África del Norte; y 10% en Europa y Asia Central.

La región de África Subsahariana tiene la mayor proporción de países sin equipo femenil con 60%. Sólo 19 de los 48 países de la zona tienen selección femenil, y en promedio éstos tienen un PIB per cápita 3mil 668 dólares arriba de sus contrapartes sin equipo de mujeres en la región, 3% más representación de mujeres en puestos altos de gobierno, y casi 2% más mujeres en la fuerza laboral.

Existen marcadas diferencias entre las naciones sin equipos femeniles y el resto de las 140 en diversos indicadores de igualdad de género y desarrollo de las mujeres, que van más allá de la ubicación geográfica y el tamaño del país.

Sólo el 14.5% de las naciones sin selección femenina permiten el aborto voluntario, mientras que dicho procedimiento es legal en el 35% de las naciones donde las mujeres cuentan con selección. Menos de la mitad de las naciones que sólo tienen selección masculina cuenta con leyes que protegen a las mujeres en situaciones como el acoso sexual, la violencia doméstica o la violación; en cambio, 70% de las 140 naciones con equipo de mujeres cuenta con legislaciones contra este tipo de abusos. La equidad o inequidad de género en un país permea hasta en las canchas de futbol.

La expectativa de vida de una mujer en un país con selección de futbol femenina es de 75.8 años; mientras que en aquellos países donde sólo hay una selección de futbol para hombres la expectativa de vida de una mujer cae a 69.3 años.

DONDE LAS MUJERES LLEVAN LA DELANTERA

Por supuesto, cuando existen ambos, las jerarquías de los equipos de mujeres y hombres no son del todo independientes; el buen o mal ranking en selecciones de hombres generalmente se refleja también en el ranking de las mujeres. Naciones que no tienen un buen nivel en sus selecciones masculinas, generalmente tampoco lo tienen en las femeninas y viceversa. De las 140 selecciones que cuentan con un ranking de la FIFA para ambas categorías, 63 se encuentra por encima del promedio tanto en el caso de hombres como en el caso de mujeres y 46 se encuentran por debajo del promedio en ambas categorías. Aquí encontramos a casos como Alemania, que ha sido campeón del mundo en el torneo de FIFA de mujeres y de hombres; Brasil, campeón del mundo en hombres y finalista en el mundial de mujeres; y otros casos como México y Colombia, que no han logrado el campeonato con ninguno de sus equipos al día de hoy, pero que tienen equipos relativamente competitivos en ambos.

Vale la pena asomarnos a las anomalías. Hay siete naciones (5% de las 140) que tienen selecciones femeninas por arriba del ranking promedio de la FIFA, pero selecciones masculinas por debajo mismo ranking para hombres: India, Myanmar, Nueva Zelanda, Papua Nueva Guinea, Tailandia, China Taipei (conocida como Taiwán) y Vietnam. En efecto, todos países asiáticos u oceánicos. En cambio, en 24 naciones (17%) las selecciones masculinas son relativamente mejores, en donde sobresalen regiones como África Subsahariana (8 países) y Europa del Este (7 países).

También son interesantes los países que tienen equipos femeniles que son mejor ranqueados que sus contrapartes masculinas. Son interesantes, ya que en general el futbol masculino tienen más atención y por ende más dinero en la mayoría de los países. 1 Son 83 los países que entran en esta categoría, 32 con un desempeño arriba del promedio en ambos equipos. Entre estos, Corea del Norte presenta la mayor diferencia en ranking de la FIFA entre hombres y mujeres (95 y 6), seguido de Canadá (con 85 en hombres y 11 en mujeres), China (93 y 17), Australia (68 y 9) y Japón (58 y 4).

Hay que tener cuidado con esta medida, ya que al haber muchos más equipos de hombres que de mujeres, el ranking de hombres se ve castigado frente al de mujeres. Si nos quedamos con los países que tienen ambas selecciones y reordenamos a las selecciones masculinas que sí tienen contrapartes femeniles, encontramos que en 65 países tienen un mejor desempeño las mujeres (en 24 de ellos ambos equipos están sobre el promedio ranking), en 74 los hombres y en uno (Bhután) el mismo.

TODAS LAS CANCHAS PAREJAS

¿A qué se deben entonces estas diferencias? Como en el caso de quienes tienen o no selecciones femeninas, a distintos niveles de algunos indicadores de igualdad de género, el promedio en el ranking de la FIFA cambia de forma desproporcionada en los equipos femeniles respecto a los varoniles.

 

Elige un indicador del menú, seguido de un nivel de valores en la barra debajo de éste, para resaltar los países que tienen valores dentro de ese rango. Nota como la barra amarilla marcada como “Media” cambia de posición dependiendo del nivel de valores que elijas, indicando un posible efecto sobre el ranking de los equipos de mujeres y hombres. Usa el buscador para resaltar un país específico en la gráfica.

 

* Nota: se consideran solo los países que tienen ambas selecciones. Para aquellos países con selección femenil, se recalculó el ranking de la selección varonil en un nuevo listado con el fin de hacer los cambios en valores comparables.

 

Como ya se explicó, para hacer este contraste y hacer una comparación justa, nos quedamos únicamente con las 140 naciones que tienen tanto una selección femenina como una selección masculina. A partir de ahí, se ordenaron y se asignó un nuevo ranking a las 140 selecciones masculinas restantes.

Si tomamos al 20% de las 140 naciones con peor expectativa de vida de mujeres, el ranking promedio de la FIFA es de 92.6 en el caso de las mujeres y 85 para los hombres. En cambio, cuando se considera al 20% con mejor expectativa de vida, el ranking promedio crece a 37.3 para las mujeres y 47.6 para los hombres. En otras palabras, el salto entre ambos grupos es de 57 posiciones para las mujeres y de 40 posiciones para los hombres.

¿Esto qué quiere decir? Que aquellas naciones con mejor expectativa de vida de mujeres tienen mejores selecciones femeninas comparadas con sus contrapartes masculinas. Hay siempre casos curiosos como Nigeria, en donde a pesar de tener una expectativa de vida de mujeres baja (52.7 años de vida, comparado con 75.8 del promedio del resto de los 140 países), su selección femenina tiene mucho mejor ranking que su contraparte masculina (posición 37 contra 57 del ranking masculino reasignado).

El PIB per cápita muestra algo similar. Los países en el 20% más pobre tienen un ranking promedio de mujeres de 89.6 y de hombres de 91.6, contra el 38.8 y 51.4 del 20% más rico. Sí, más riqueza parece incrementar el desempeño promedio tanto de hombres como de mujeres; pero en promedio pasar del 20% más pobre al 20% más rico incrementa el ranking de los equipos de mujeres en 51 posiciones contra las 40 que incrementa en los equipos de hombres.

La presencia de derechos políticos de las mujeres también tienen un efecto en ranking. Por ejemplo, los equipos femeniles en países con leyes en contra de violaciones dentro del matrimonio tienen en promedio un ranking 5 puntos arriba que aquellos que no tienen este tipo de legislación (para los hombres la diferencia es de 2.5 puntos en el ranking). La presencia de legislación en contra de violencia doméstica, parece afectar un poco más a los equipo de hombres: tener este tipo de leyes incrementa el ranking promedio de equipos de mujeres de 72 a 67.2 (5 puntos) y el de hombres de 61.8 a 67.9 (6.1 puntos). Además, en ningún país cuyo equipo femenil está en el top 10 FIFA las mujeres representan menos del 31.5% de puestos altos de gobierno; en el caso del top 10 de hombres el mínimo es 27.2% de mujeres.

Cierto, este no es el caso de todos los indicadores. Cuando se compara el porcentaje da las mujeres en el poder legislativo y altos puestos del poder ejecutivo federal, la tendencia es la contraria. Si bien el ranking promedio es mejor tanto para hombres como para mujeres cuando se compara al 20% de las naciones con el mayor porcentaje de mujeres en estos puestos con el 20% menor, el crecimiento de hombres es de 12.8 posiciones, mientras que el crecimiento de mujeres es de apenas 3.03 posiciones. Esta tendencia está representada por países como Uruguay, en donde a pesar de que 43.8% de sus legisladores son mujeres, se encuentra hasta la posición 70 del ranking femenil y en la 8 del ranking varonil.

Nuestro país es una de las naciones cuyo ranking de la FIFA de hombres y de mujeres se encuentra por encima del promedio en ambas categorías: 22 y 26 respectivamente. El ranking de la FIFA de nuestra selección femenina es mejor que el promedio, y en muchos casos supera a países considerados entre el 20% más desarrollados. Sin embargo, el retraso en algunos indicadores todavía nos colocan lejos de éste grupo: el PIB pc de México es casi 3 mil 888 pesos menor que el promedio de los países con selección femenil; su porcentaje de mujeres en la fuerza laboral es 37% contra el 42% promedio de los otros 139 países; y el porcentaje de mujeres con educación secundaria es 20% menor que el promedio de países con equipo de mujeres.

Algo es seguro: mayor equidad de género y un mejor nivel de vida de las mujeres abre las oportunidades para emparejar la cancha entre géneros. Al hacerlo, al asegurar mayores oportunidades, derechos y libertades tanto para mujeres como para hombres, todos los ámbitos de la sociedad se ven beneficiados. El futbol sólo es uno más.


NOTA METODOLÓGICA

Los datos sobre porcentaje de mujeres en el mercado laboral, acceso a educación, expectativa de vida, PIB per cápita y el porcentaje de mujeres que ocupan puestos en el gobierno fueron obtenidos de la base de datos del Banco Mundial.

Los datos sobre legislación en materia de acoso sexual, violación, aborto y licencia de maternidad por país fueron obtenidos de varias fuentes, para el tema de aborto el principal recurso para las primeras fue la página de Equaldex, mientras que para las segundas fue el reporte de la ONU “Abortion Policies: A Global Review”. Se consideraron únicamente las legislaciones que están en vigor a nivel nacional.

Para el tipo de régimen de cada país se utilizó la clasificación asignada por Cheibub, Gandhi y Vreeland en el 2010.

Para descargar la base de datos, puedes dar clic en esta liga