Había una vez un reportero, un programador, un politólogo y un diseñador…

  • Tuesday, November 12th, 2013
  • Opinión
No, no es un chiste. Es un experimento. ¿Qué pasaría si en torno a una base de datos formamos un grupo con esos cuatro integrantes? El reportero lanzará una pregunta cuya respuesta le parezca de interés noticioso; el politólogo analizará los datos, encontrará patrones, lanzará respuestas tentativas a la pregunta del reportero, y procesará los datos para poder visualizarlos; el diseñador bocetará una forma de presentar gráficamente la respuesta encontrada; y el programador permitirá dar funcionalidad interactiva a esa representación gráfica para que una audiencia amplia pueda explorar y encontrar sus propias respuestas. Lo dicho, es un experimento. Esa es justamente la premisa del Primer Laboratorio de Periodismo de Datos en México #VisTec organizado por el Laboratorio para la Ciudad (labplc) y Data4, que se realizará este viernes 8 de noviembre (desde las 9 am) y el sábado 9 (a las 3 pm) en el Foro Cultural Mujam, en la colonia Doctores de la Ciudad de México. Queremos poner a estos cuatro profesionistas en un mismo espacio durante dos días, darles una base de datos sobre la Ciudad de México que se hace pública por primera vez y que, colectivamente, encuentren una historia de periodismo de datos; y replicar esto mismo en cuatro equipos simultáneamente. Datos que pueden ir desde uso de EcoBici (disponibilidad y rutas de origen-destino), hasta monitoreo ambiental georeferenciado.
#VisTec nace con la intención explícita de generar capacidades e incentivos para la producción de periodismo de datos en un país que lleva una década rezagado en el tema. El camino es doble. Por un lado, permitir a reporteros acceder a habilidades y herramientas con las que no cuentan en sus redacciones; permitirles asomarse a todas las posibilidades técnicas para construir historias de interés periodístico basadas en datos; y al mismo tiempo, invitar a programadores y politólogos al periodismo, a contar historias con las habilidades que ya tienen. Por el otro lado, esperamos que los medios de los reporteros participantes, así como otros medios se interesen en reproducir rutinariamente este tipo de análisis periodístico y, con suerte, generen interiormente equipos similares. ¿Por qué hacer periodismo de datos? Nuestra respuesta es simple: porque no hay de otra. En primer lugar, las notas deben proveer siempre contexto y comparabilidad a sus contenidos, y ello pasa rutinariamente por el análisis de datos. En segundo lugar, como nunca antes existe hoy una cantidad enorme de datos, originadas además a partir de múltiples fuentes, desde gobiernos hasta la recolección de eventos en línea generados por usuarios. Finalmente, la generación de herramientas para analizar y visualizar datos en los últimos15 años han hecho el ejercicio de análisis y procesamiento mucho más rápido y sencillo. Hay también un argumento normativo. Las mismas razones anteriores han llevado a un movimiento global de datos abiertos que eleve transparencia y rendición de cuentas por parte de gobiernos a todos los niveles; y al tiempo, amplíen gobernanza (i.e. la capacidad de ciudadanos para incidir rutinariamente en decisiones públicas + la capacidad de gobiernos para formular e implementar políticas públicas más efectivas) y desarrollo (i.e. distribuir masiva y equitativamente capacidades productivas). Creemos que el efecto de datos abiertos en lo anterior, pasa por la generación de una audiencia amplia que consuma información cuantitativa. Ello no ocurrirá sin la participación activa de medios de comunicación. ¿Cómo esperar que la apertura de datos afecte la vida cotidiana de las personas sin un consumo intenso y distribuido de información cuantitativa? Y ¿cómo esperar que ese consumo ocurra si las redacciones informativas se mantienen impermeabilizadas a un entorno que genera y publica datos? No es una apuesta para el futuro. Vivimos ya en un mundo que produce datos masivamente y en el que esos mismos datos pueden ser usados para afectar la cotidianidad de ciudadanos y gobiernos, particularmente a nivel local, en donde las ciudades, por densidad y generación de información, son el espacio natural para la apertura y uso intensivo de información cuantitativa. Es justamente desde esas premisas que identificamos en el periodismo de datos un eslabón esencial entre transparencia y gobernanza. Eso es lo que nos mueve a hacer este primer experimento en México. Ya les presentaremos por acá el resultado.