Los 16 desaparecidos desde 2013 que anunciaron Ayotzinapa

Por: Eduardo Fierro(@EDUFIERRO), Jessica Zarkin(@jesszark) y Alexis Cherem(@lexielex)

Guerrero ha sido por mucho uno de los estados más violentos de México. Desde 1990 ha mantenido una tasa de homicidios arriba de la tasa de promedio nacional. Alcanzó su pico de violencia –¿recuerdan cuando todos hablaban de lo peligroso que era Acapulco?– en 2012, con una tasa de 75 homicidios por cada 100 mil habitantes. Tasa apenas 15 puntos por debajo del país más violento del mundo: Honduras.
Des7

 

Si bien la violencia desde ese año viene a la baja, esto nunca debió ser razón suficiente para desentenderse del imperante caos bajo el cual aun vive el estado. Es más, para finales de 2014 se espera que Guerrero alcance una tasa de homicidios de 43.9, cifra 2.8 veces mayor a la del promedio nacional que se espera cierre este año en 15.12 homicidios por cada 100 mil habitantes.

El abandono de Guerrero permitió que la desaparición de 43 jóvenes normalistas por la Policía Municipal de Iguala el pasado 26 de septiembre nos tomara por sorpresa. Sin embargo, una vez que analizamos el contexto de violencia en el estado, y específicamente en el municipio de Iguala, vemos que ese no debió ser el caso.

Basta ver los datos del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas y Desaparecidas (RNPED) –base recién depurada y publicada por la Secretaría de Gobernación– para ver que, tristemente, lo de Ayotzinapa no es una anomalía.
4_Junto
Des1

Desde mediados de 2011 la tasa de desaparecidos en Iguala ya había sobrepasado la tasa promedio estatal y para 2014 se espera (anualizando la tasa con base en los datos de enero a julio de este año) que ésta sea cuatro veces mayor a la de Guerrero –12.7 vs. 3.4 desaparecidos por cada 100 mil habitantes, respectivamente.
Des4

Si comparamos a Iguala con otros municipios conocidos por violentos, el brinco en desaparecidos es aun más evidente. En Chilpancingo, por ejemplo, la tasa cayó de 2013 a 2014. En Acapulco, contrario a Chilpancingo, la tasa de desaparecidos viene a la alza, pero a un ritmo 50% menor que en el caso de Iguala.

¿Quiénes son los desaparecidos de Iguala?

Des6
Des5

Suman 32 desde 2005 – aunque tres de ellos no presentan información sobre el año de desaparición. De los 32, cinco son mujeres y los 27 restantes hombres. La mayor parte de los desaparecidos, el 40%, tenía entre 15 y 29 años; no obstante si solo vemos a las mujeres, el 60% de ellas tenía entre 0 y 14 años.
Des2
Des3

De estos, 11 desaparecieron entre enero y julio de 2014: 10 hombres y una mujer. De los 11, ocho desaparecieron en julio y tres de ellos fueron identificados por presentar la oreja del lado izquierdo a la mitad. A los 11 se sumarán los 43 jóvenes normalistas –eso si permanecen extraviados, ya que de encontrarlos muertos no acabarán en la base del RNPED.

Presagio de Ayotzinapa

Los eventos de septiembre ponen a Guerrero de nuevo en el mapa de violencia en México. Sin embargo, si algo nos puede decir la historia de Guerrero, marcada en parte por los 389 desaparecidos en el estado desde 2005, es que la solución no está en simplemente resolver el caso específico de Iguala, sino en atacar los problemas de fondo –de violencia, corrupción, pobreza, y más– presentes desde hace más de una década.

A pesar de ello, parece que no hemos aprendido la lección: pequeños cambios en las tasas de delitos pueden ser, y la mayoría de las veces son, anuncios de un evento tan trágico como el de los normalistas de Ayotzinapa.

¿Por qué ignoramos el surgimiento de un pequeño cartel en Guerrero (Guerreros Unidos)? ¿Por qué no vimos los cambios en las tasas de desaparecidos antes de este surgimiento? ¿Por qué creen que pedimos con tanta insistencia la depuración de la base de datos de desaparecidos de SEGOB?