México y las prioridades del Papa Francisco

Por: Alexis Cherem (@lexielex) y Mariano Muñoz (@mariano_mnz)

Todo el país se prepara para la llegada de Francisco: medios, políticos, activistas, miembros del clero, y tanto católicos como no creyentes estarán al pendiente de lo que hará y dirá el pontífice durante los próximos días. Tendemos a pensar que México es un país prioritario para la Santa Sede, entre otras razones por el gran número de católicos que hay en el país. Sin embargo a pesar de que el Papa Francisco aceptó la invitación del presidente Enrique Peña Nieto en junio de 2014, la visita no se confirmó hasta el pasado octubre de 2015. La confirmación vino después de la visita de Francisco a Cuba y a EUA, país con 15 millones de católicos menos que México. El único otro país del continente Americano que habría visitado el Papa Francisco antes del vecino del norte sería Brasil (el país de América con más población católica en 2010) del 22 al 29 de julio de 2013, viaje que ya estaba programado para su antecesor Benedicto XVI, debido a la celebración de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Además, a mediados de 2015 nos enteramos de una visita a Bolivia (país con 8.3 millones de católicos), Ecuador (12.4 millones) y Paraguay (5.7 millones) para julio de 2015 (unos meses antes de la visita a EUA) y de la parada que haría en Cuba (6.7 millones de católicos) antes de su llegada a Washington D.C. En general existe la percepción de que el Papa Juan Pablo II le daba cierta prioridad a países con más católicos. Siguiendo esta línea de alguna forma, el Papa Benedicto XVI, aunque ignoró en gran parte al continente Americano, cuando sí decidió visitar fue solamente a los países con mayor población católica (con excepción de Cuba): Brasil (25 meses después de su elección como Papa), Estados Unidos (más de 3 años después), México y Cuba (casi 7 años). Sin embargo, a casi tres años de su elección, en el tema de los viajes como en otros, el Papa Francisco parece no estar siguiendo a sus predecesores. Un polaco, un alemán y un argentino 1_MatrizVisitas-02 Juan Pablo II era conocido por su gran número de visitas papales, las cuales además cubrieron una agenda mucho más diversa de países que su sucesor. En sus 26 años de pontificado, Juan Pablo II visitó 128 países distintos en 209 viajes (8 en promedio al año). Ciertamente se trataba de un fenómeno nuevo, su antecesor, Juan Pablo I, duró 33 días como Papa y no hizo ningún viaje. El Papa anterior a éste, Pablo VI, hizo sólo 19 visitas papales en 15 años (menos de un viaje promedio al año). Su sucesor, Benedicto XVI, no siguió el legado de “Papa viajero” del todo con 26 viajes a 25 países distintos (3.7 viajes promedio al año), concentrados en gran parte en Europa. El Papa Francisco, entre marzo de 2013 y diciembre de 2015 hizo 17 visitas a 19 países distintos en Asia, África y América (promedio de 6 visitas al año), acercándolo más al Papa Juan Pablo II que a Benedicto XVI, tanto en número de viajes como en variedad de países. 2_visDias2 No es solamente a dónde viajan, también cuándo viajan, lo que parece dar indicios de la agenda de cada Papa. Mientras que el Papa Francisco escogió viajar primero a Brasil, el Papa Benedicto XVI eligió Alemania como primer destino y el Papa Juan Pablo II República Dominicana. Juan Pablo II fue un Papa preocupado por expandir el mensaje del reciente Concilio Vaticano II, y también se encontró inscrito dentro de la lógica Este-Oeste en los años de la Guerra Fría, por lo que su agenda era de hecho internacional. Mientras que Benedicto XVI preocupado por lo que él llamaba la cultura del descarte y el retroceso del Cristianismo en Europa, era lógico que su primer destino fuera Alemania. Mientras que a Francisco, le interesa posicionar temas que se refieren a la periferia (de los excluidos, pobreza, migración, etc.), es decir temas relacionados con su origen: un Papa sureño. Si nos enfocamos en América y otros países comúnmente visitados por los tres últimos Papas, vemos que el Papa actual fue el que tardó menos en visitar Bolivia, Cuba, Ecuador, Israel y Palestina, Filipinas y Paraguay. En general países que no visitarían inmediatamente sus predecesores. Sin embargo, también ha tardado mucho en visitar países con poblaciones católicas importantes y que parecieron prioritarios para Juan Pablo II. Este es el caso de México, país visitado por el Papa Juan Pablo II a los 101 días (poco más de 3 meses) de su elección, y que el Papa Francisco tardará 1067 días (casi 36 meses) en visitar – no tanto como los 7 años que le tomó a Benedicto XVI, pero igual un tiempo significativo considerando que México es un país con 83% de población católica (93 millones en 2010), la segunda más grande del mundo, superada sólo por Brasil con 113.7 millones (60% de su población). 4_BravsMex Y los países que no ha visitado son también importantes: República Dominicana, país con 73% de población católica, fue visitada por Juan Pablo II a los 101 días de su pontificado, mientras que el Papa actual no ha visitado (y no parece tener planes concretos de hacerlo pronto). Colombia, con 82% de católicos (38 millones), y Argentina, con 75% (30 millones), son dos países que el Papa Francisco no ha visitado. El segundo lo visitará junto con Chile y Uruguay en junio de este año, mientras que sus planes de visitar Colombia no se han concretado (aunque ha dicho que visitará en 2017). 3_cambioporc_cat 4_cristianosxpais ¿Más Papistas que el Papa? Para Juan Pablo II, el tiempo que le tomó visitar cada país de la región Americana apunta, en general, a que entre más católicos había en un país más rápido agendaba una visita papal. Mientras que el Papa Francisco ha visitado Brasil y visitará México (los dos países con más católicos de la región), pareció darle prioridad a otros países con menos población católica como Ecuador (12.4 millones y 87%), Paraguay (5.7 millones y 88%), Cuba (6.7 millones y 60%, Bolivia (8.3 millones y 81%) y Estados Unidos (78.4 millones y 25%). En general salvo EUA, se trata de poblaciones chicas de católicos en número total, pero grandes en porcentaje de su población, ¿Será que eso es lo que busca el actual Papa? ¿O quizá eran destinos donde piensa que podría tener mayor impacto su mensaje sobre los temas que le interesan? 5_dias_cattot 5_dias_cattot_AME En promedio, en América Latina el número de adherentes al catolicismo ha caído 22% desde 1945. Un aspecto interesante de los países que sí ha visitado el Papa Francisco es su relativa estabilidad en el porcentaje de católicos en las últimas décadas: Ecuador ha tenido un cambio porcentual de -3.3% en el porcentaje de católicos de 1965 a 2010; el porcentaje de adherentes en Bolivia sólo ha caído 7.8% desde 1945; en Estados Unidos -9.4% desde el mismo año; y en Paraguay no ha caído desde 1945 (creció en 0.1% de 1945 a 2010). México, el siguiente país en la agenda del Papa, también ha sido relativamente estable en su porcentaje de adherentes con una caída de 11% de 1945 a 2010. 6_dias_catpib Si a Francisco le interesan los temas de pobreza, medio ambiente, desigualdad, en sus palabras “de los que más sufren” parecería lógico que sus visitas fueran primero a países católicos con un menor nivel de ingreso. Como muestra la gráfica sólo en el caso de Juan Pablo II parece haber una relación entre el tiempo que le tomó visitar a un país y el tamaño económico de los católicos de cada país. Quizá el Papa Francisco no busque países mayoritariamente católicos con bajos niveles de ingreso, sino más bien dónde posicionar de mejor manera su mensaje a pesar del número de católicos o nivel de ingreso que éste tenga, como puede ser el caso de EUA, donde pudo hablar frente al Congreso y en la Asamblea General de la ONU. 5_dias_catpct_AME2 A simple vista parecería que Juan Pablo II viajó a países donde estaba creciendo el número de católicos, mientras que Francisco y en menor medida Benedicto XVI (al tener una relación más débil) viajaron a países donde el catolicismo estaba perdiendo adherentes. En el caso de Francisco son Brasil (-37.8%) y Cuba (-32.6%) los más cumplen con este patrón. Sin embargo en el primer caso la visita ya estaba agendada para Benedicto XVI antes de que éste renunciara y en el caso de Cuba, como ya se mencionó, la visita está relacionada al restablecimiento de relaciones entre el gobierno y la Iglesia. Es decir otro tema que le interesaba al propio Francisco. Tal parece ser que las decisiones del Vaticano en torno a los viajes del Papa Francisco parecen estar más relacionados con la agenda del propio Francisco y a estabilidad en la población católica que al total o porcentaje de católicos en el país. _____________________ Nota Metodológica: Los datos sobre el número de católicos y protestantes en Estados Unidos, Canadá y América Latina se obtuvieron de la Asociación de Archivos de Datos Religiosos (ARDA); y, los datos sobre visitas pastorales del Papa Francisco, del Papa Benedicto XVI y del Papa Juan Pablo II se obtuvieron de Wikipedia. Para descargar los datos aquí.