Michoacán en datos (parte 2): ¿Qué pasó en 2013?

José Merino (@PPmerino) y Jessica Zarkin (@jesszark)

En México un total de 434 municipios tuvieron en 2012 una tasa de homicidios mayor a la tasa promedio de los municipios michoacanos en Tierra Caliente tomados por grupos de autodefensa en 2013.

Sin embargo no vimos a civiles levantarse en contra de grupos del crimen organizado en esos municipios del país más violentos. Municipios como Mier (Tamaulipas) que tuvo una tasa 25 veces mayor.

Entonces, ¿por qué en Michoacán?

En el blog pasado pusimos en contexto los niveles de violencia en el estado. Recordarán que encontramos que éste ha sido un estado violento desde los años 90. Sin embargo, lo que no pudimos contarte con los datos del INEGI es la segunda parte de la historia.

Es decir, lo sucedido en 2013.

Es por ello que esta entrada se basa exclusivamente en datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), que si bien desde 2008 subestiman los homicidios en comparación al INEGI, nos permiten empezar a dimensionar el fenómeno del levantamiento en armas.

Debes saber que recodificamos los municipios tomados por grupos de autodefensa con base en el mapa publicado por Animal Político que se basa en información proporcionada por las propias autodefensas.

Al quitar a Apatzingán de la lista de municipios tomados –dado que se han tomado poblados más no la cabecera municipal– encontramos un primer y clave hallazgo (en el blog pasado con datos del INEGI, en este blog con datos del SNSP):
2

En 2012, los municipios de Tierra Caliente hoy tomados por grupos de autodefensa eran menos violentos que sus homólogos de Tierra Caliente sin autodefensas hoy. Tenían una tasa promedio de 15.2 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que el resto de Tierra Caliente tuvo una tasa del doble: 31.4. Es más, desde 2011 su nivel de homicidios incluso estuvo por debajo (3 puntos en promedio) del observado en los municipios fuera de Tierra Caliente y de la tasa estatal que para ese año fue de 19.2 (esto con datos del INEGI).

Estos fueron en los dos años que precedieron al 2013 y como conjunto, los municipios menos violentos del estado.

El 2013 michoacano

El brinco de violencia lo dieron, junto con el resto del estado, en 2013. Michoacán, de nuevo, siempre va a la inversa del patrón nacional.

Mientras que México en 2013 tuvo una tasa de homicidios 3 puntos menor a la de 2012, en Michoacán la tasa creció casi 5 puntos. De acuerdo con datos del SNSP, que inician en 1997, la tasa de 2013 es la segunda más alta de la historia michoacana. Sólo está por encima la tasa de 1998 que fue de 25 homicidios por cada 100 mil habitantes.

La de 2013 fue de 21.2.
A

Michoacán reportó más homicidios, cierto; pero el incremento en los municipios de Tierra Caliente tomados por grupos de autodefensa arrastra gran parte de ese crecimiento: su tasa creció casi 36 puntos en tan sólo un año.

Notarás entre ambos gráficos diferencias importantes. Para empezar, mientras que entre 2011 y 2012 INEGI reporta una caída en la tasa homicidios en tierra caliente sin autodefensas pero que se mantiene por arriba de 30 por cada cien mil habitantes; el SNSP reporta una situación estable alrededor de 30. Notarás también que si vemos los datos del SNSP, en los municipios que las autodefensas lograron controlar en 2013, los homicidios presentan una caída con tasas claramente por debajo de 20; mientras que en los datos de INEGI esa caída no existe.

Debemos recordarte que los datos del SNSP se basan en averiguaciones previas; mientras que los de INEGI se basan en reportes de médicos legistas; es decir, cuerpos.

En términos absolutos mataron a 110 personas más en 2013 que en 2012 en los municipios de Tierra Caliente tomados por las autodefensas.

¿Cómo explicar esas muertes?

Violencia como disputa, paz como dominio

Creemos que existe una relación inversa entre violencia medida por homicidios y el dominio de un grupo del crimen organizado. La ausencia de homicidios puede muy bien ser síntoma del dominio monopólico de un solo grupo del crimen organizado. En términos del Estado mexicano qué resulte preferible, violencia o dominio, es quizás la pregunta más relevante de los últimos siete años.

Veamos qué ocurre en Michoacán. Como observas en la gráfica, hay un crecimiento importante entre 2005 y 2006 que coincide con el nacimiento de la Familia Michoacana y su disputa con Los Zetas.

En 2007 inicia el operativo conjunto y hasta 2008 los niveles de homicidios permanecen relativamente bajos y estables; hasta que en 2009 observamos un nuevo repunte, coincidente con enfrentamientos con fuerzas federales.

Finalmente, existe un nuevo repunte en 2011 y una estabilización hacia 2012; coincidente esta vez con la aparición de los Caballeros Templarios; su promesa de eliminar a la Familia Michoacana (y sus prácticas de extorsión y abuso en municipios de la entidad); y su triunfo en 2012. Si tuviste oportunidad de ver los dos programas especiales de “Punto de Partida” con Denise Maerker esa es la historia que cuentan los líderes de las autodefensas: con el triunfo de los Caballeros Templarios, se reducen homicidios, pero se replican las mismas prácticas de abuso y extorsión; que, como verás más abajo, no son capturadas por los datos generados y reportados por el SNSP (es decir, por la procuraduría estatal).

Una vez que los Caballeros Templarios monopolizan zonas de Michoacán, el negocio de la organización cambió. Es ahí cuando inician las políticas de cobro de piso, coartación de libertad y violaciones reportadas en testimonios de habitantes de la zona.

Todo lo anterior, hay que decirlo, después de seis años de intervención del gobierno federal; parecería que ello se nos olvida cuando hablamos de Michoacán hoy.

El nuevo salto de 2012 a 2013 tiene por supuesto que ver con enfrentamientos entre el cártel y los civiles levantados en armas; pero también con enfrentamientos entre Caballeros Templarios y el llamado grupo Jalisco Nueva Generación.

El efecto de las autodefensas

¿Cuándo sabremos el efecto global de la presencia de grupos de autodefensa? Es muy difícil saber, y menos en el corto plazo.

Por lo pronto no logramos ver patrón alguno al comparar el promedio de homicidios, robo, secuestro y extorsión para el periodo antes y después de la toma de municipios por grupos de autodefensa. Aunque en el agregado anual previo, la tendencia era más clara.
01_HOMICIDIOS
02_EXTORSIÓN
03_SECUESTRO
04_ROBO CON VIOLENCIA
05_ROBO SIN VIOLENCIA

Y si hacemos la comparación por grupo y zona (como en la primera gráfica) conforme se iban tomando los municipios, hay gran volatilidad.
06_HOMICIDIOS POR CADA 100 MIL HABITANTES

El salto en abril y julio, por ejemplo, se debe a 12 y 8 muertos en Buenavista Tomatlán, respectivamente. El salto en noviembre se debe a 4 muertos en Tepalcatepec.

Y como ves, en diciembre las líneas de los municipios de Tierra Caliente con y sin autodefensas se acercan… y con esa imagen nos quedamos.

¿Quién ganará esta vez en 2014? La única respuesta normativamente deseable es: que sea el Estado mexicano. Pero vive en esta respuesta otra pregunta, al decir Estado, ¿excluimos a las autodefensas o más bien, sólo podemos pensar en el triunfo del Estado mexicano desde ellas?