Monjas, cantantes, apicultores. ¿Cuál es la identidad de tu entidad?

Por: Christian Cuéllar (@chricuel)

La ocupación más distintiva del Distrito Federal es la de director y productor de cine o teatro. Los directores y productores artísticos de este tipo de obras son atípicamente más frecuentes en el Distrito Federal con respecto al resto de los estados. Pero no hay que confundir la ocupación más peculiar con la más común. Para la capital del país, ser vendedor es el trabajo más habitual de acuerdo a los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). ¿Cómo lo sabemos? Si rankeamos la popularidad de cada ocupación por estado y la contrastamos con la popularidad que tiene cada ocupación en el resto de las entidades, es posible inferir cuáles son las actividades laborales que son peculiares de cada lugar. Aquí el caso del Distrito Federal. df La posición de cada actividad tiene un doble significado en esta gráfica. Entre más arriba aparezca la ocupación, más popular es ésta en el Distrito Federal. Mientras más a la derecha se encuentre, más popular es dicha ocupación en las demás entidades federativas. Por ejemplo, la ocupación de vendedor es popular tanto en el D. F. como en las demás entidades federativas, de ahí su ubicación en la gráfica. Ahora bien, a nosotros nos interesan las actividades peculiares de cada entidad, es decir, aquellas que están en la esquina superior izquierda. En este punto, la actividad se ejerce exclusivamente en el estado de interés, pero no sucede lo mismo para el resto del país. Por supuesto, este punto es hipotético y no se observa en ninguno de los datos, pero los trabajos únicos por entidad son aquellos cuya posición en la gráfica tienen una distancia mínima con respecto al mencionado punto hipotético. df2 Con esto en mente, podemos identificar las ocupaciones que son atípicamente más frecuentes en cada entidad: ocup_peculiar El paraíso de las monjas, de los cantantes y de los apicultores La identidad laboral de Chiapas se define por las monjas y los predicadores. De hecho, este estado mantiene el primer lugar en el número de personas que apoyan en la coordinación de cultos religiosos: el 27% de los mexicanos dedicados a este oficio trabaja en esta entidad. Nayarit, por su parte, tiene como identidad laboral a los cantantes: ocho de cada cien cantantes mexicanos trabajan en esta entidad. Por último, los jaliscienses tienen la apicultura como actividad típica: casi ocho de cada diez apicultores se emplean en Jalisco. La más (y la menos) peculiar de las peculiares Si queremos contrastar los resultados de los estados para conocer cuál de las entidades tiene la ocupación más particular, simplemente buscamos cuál es la entidad cuyo empleo tiene la menor distancia con respecto a la esquina superior izquierda. Resulta que Michoacán tiene la ocupación más peculiar de todas las entidades: recolectores de resina. Tres de cada cuatro resineros que hay en el país trabajan en Michoacán. Aguascalientes tiene la ocupación menos peculiar de entre todas las peculiares: auxiliar en matemáticas. Esta entidad ocupa el segundo lugar en agrupar a este tipo de empleados al concentrar a uno de cada diez auxiliares de estas ciencias matemáticas; pero el 56% de las personas ocupadas en este tipo de empleo trabaja en el Estado de México. Es difícil decir entonces que el corazón del país es el mismo que el de las matemáticas. Las ocupaciones contrarias De manera análoga, es posible encontrar aquellos trabajos que son comunes para el país, pero que difícilmente se encontrarían en la entidad de interés. Para identificar estas ocupaciones, debemos hacer lo contrario: identificar las actividades que se acercan más hacia la esquina inferior derecha. df3 Por ejemplo, ser un trabajador en el cultivo de maíz o frijol suele ser una actividad común para la mayoría de los estados del país, pero no en el D.F. De los más de dos millones de mexicanos que se emplean en esta actividad, menos de 100 reconocen al Distrito Federal como su lugar de trabajo. ocup_opuestos Algunas notas finales Hay varias ocupaciones típicas que eran de esperarse para ciertas entidades, sobre todo por la distribución geográfica de los recursos naturales. Este es el caso de las entidades del norte del país como Zacatecas, Coahuila, Chihuahua y Sonora, que se concentran en actividades mineras. Otras entidades cumplen los estereotipos laborales que son de conocimiento común, como ocurre con el caso de los curtidores de piel en Guanajuato. Un tercer grupo de estados ha resultado una sorpresa, como ocurre con las monjas chiapanecas. No, éstas no son las ocupaciones más (y menos) comunes de cada estado. Tampoco son las ocupaciones en las que un estado se especializa. Son ocupaciones únicas, casos peculiares del mercado laboral mexicano. Con ellas tal vez no podamos hacer grandes políticas de desarrollo económico, ni inmensos avances para detonar estas profesiones. Lo que sí podemos hacer es buscar las raíces de cada caso, llenar nuestro ocio estudiándolos, y tal vez, sólo tal vez, encontrar alguna lección a la que pocos voltean a ver.   Nota metodológica: Se utilizaron los datos del primer trimestre de 2014 de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. Para realizar los rankings, se ordenaron las ocupaciones de cada entidad de acuerdo al número de personas empleadas en dicha actividad. Posteriormente, se ordenaron las ocupaciones del resto de las entidades según los empleados en cada trabajo. Cabe notar que sólo se tomaron las observaciones de las entidades de interés para las que existiera una contraparte distinta a cero en las ocupaciones del resto del país. Para encontrar la actividad peculiar de cada estado, se toma aquella observación que tenga la distancia más corta a la esquina superior izquierda. De manera análoga, se toman las observaciones que tengan la distancia más corta a la esquina inferior derecha para identificar las observaciones que son más contrarias a una entidad. Recuerda que lo expresado en esta página no es la ocupación que más personas emplea en cada entidad. Tampoco muestra la entidad que emplea la mayor proporción de personas en una ocupación específica con respecto al resto de los estados (aunque hay una clara relación positiva entre este dato y lo encontrado por esta metodología).