Pagar más por alimentar mascotas que niños

Por: José Merino (@PPmerino), Eduardo Fierro (@EduFierro) y Jessica Zarkin (@jesszark)

La reforma hacendaria propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto busca quitar la tasa 0% del IVA a los alimentos para mascotas. Si tu tienes un perro, un gato o cualquier otro animal doméstico, de aprobarse esta reforma terminarás pagando más por el alimento de tu amiguito. Una de las justificaciones de esta medida en la reforma es que los consumidores de comida para mascotas “expresan su capacidad contributiva y económica al estar en posibilidad de adquirir dichos productos”.

Y tienen razón.

 

Antes de que te enojes por una medida así, vale la pena comparar lo que gastas en alimento para tu mascota contra los demás. Según nuestras estimaciones, cada hogar del 10% más rico de la población que gasta en alimento para mascota dice gastar poco menos de $500 pesos al mes, mientras que entre el 10% más pobre de la población gasta alrededor de $313 pesos en alimentos dentro del hogar para los menores de 11 años. ¿No es justo entonces que pagues 16% por alimentar a tus mascotas para que el gobierno apoye a su vez a quienes gastan menos que tu para alimentar a sus hijos? ¿No tendrías que apoyar al mismo tiempo la medida fiscal y presionar al gobierno para que justo de ese modo se dirija ese gasto público?

Salir de Dudas

2

Además, dividiendo otra vez a la población en deciles de ingreso como lo hemos hecho en entradas anteriores, encontramos que poco más del 36% de los hogares que reportan algún gasto en alimentos para mascotas se encuentran entre el 10% más rico de la población, y 55% entre el 20% más rico, mientras que apenas el 1.7% se encuentra entre el 10% más pobre.

3

¿Esto significa que los hogares que compran alimento para mascota tengan mayor “capacidad contributiva y económica”?  Haciendo este blog nos encontramos con unos casos bastante peculiares en la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares. Alrededor de 132 mil hogares representados en la encuesta dicen haber gastado en Alimento para Animales al mismo tiempo que dicen haberse quedado sin comida alguna vez dentro de los tres meses anteriores a la encuesta. Esto significa que cerca de 7.3% de los hogares que gastan en comida para animales se quedó sin comida en los últimos meses.

Tabla1

4

Como proporción del gasto en alimentos dentro del hogar –es decir, del súper, del mercado, de la pollería y carnicería aunque no de los restaurantes, del huevito kínder del Oxxo o de la torta de tamal de afuera del trabajo–, el gasto en alimentos para mascota es de cerca del 14.2% entre los hogares que reportaron gastar en alimentos para mascota y del 0.8% entre toda la población.  Podemos hacer varias subdivisiones interesantes de este numerito.

5

6

7

Entonces, retomando la pregunta principal, ¿A quién le pega el alimento para mascotas? Claramente a los más ricos entre la población. ¿Eso significa que habrán hogares pobres que se verán afectados por la medida? Definitivamente. Sin embargo, al adquirir el alimento para mascotas, los hogares en general si “expresan su capacidad contributiva y económica al estar en posibilidad de adquirir dichos productos”.

 

Nota Metodológica:

Todos los números aquí presentados fueron inferidos a partir de la Encuesta Nacional de Ingreso y gasto de los Hogares 2012 (ENIGH).

Para todas las categorías, se tomaron en cuenta únicamente los gastos monetarios para el hogar, sin considerar los gastos no monetarios ni gastos monetarios para otro hogar.

Las estimaciones mensuales de gastos se hicieron dividiendo las estimaciones trimestrales reportadas por el INEGI entre 3.

Fuente: Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH) 2012 – INEGI

Para consultar los datos y gráficas, da click en esta liga.