Retrato de paisaje con joven mexicano

José Merino y Alexis Cherem

En la sala de tantas casas, en sus paredes, cuelgan los retratos de juventud de padres, tíos y abuelos. Nuestro vínculo directo con el pasado que no vivimos desde el cual ponderamos mucho de nuestro presente. Esos retratos expresan historias personales y el contexto que las posibilitó y/o constriñó. La madurez temprana; la escuela trunca; el inicio en la vida laboral; el embarazo inoportuno o esperado; el abuso o el afecto en la familia (usualmente una combinación); las posibilidades y elecciones de esparcimiento; las expectativas de vida, apachurradas entre lo factible y lo utópico; los reflejos de entornos adversos en pequeñísimos detalles, un zapato roto, una ropa modesta, un empeño evidente en dejar para la posteridad la imagen más digna posible; las caritas de entusiasmo por un futuro en el que terminamos nosotros. Retomando a Octavio Paz, como un poema, los retratos no dicen, expresan. 01-joven-01 Queremos aquí expresar y decir; hacer un retrato de los jóvenes de México, hoy. Uno de cada cinco mexicanos tiene entre 15 y 24 años (18.5%), un total de 21.8 millones de mujeres y hombres en circunstancias, entornos y coyunturas que definirán sus posibilidades de futuro, que dialogan permanentemente con expectativas, esfuerzos y voluntades. Hogares que son combinaciones de afecto, gritos y golpes. Familias de múltiples configuraciones, papá y mamá, papá o mamá, o combinaciones con parientes y tutores. Colonias en las que el Estado tiene presencia visible, y colonias en las que la única imagen del Estado visible es un hueco en el que caben baches, baldíos y policías que son enemigos. La escuela y la promesa de futuro que contiene. Los amigos y sus hábitos. La joven, el joven y el universo de opciones para distribuir tiempo. La joven, el joven y la muralla de restricciones para ser quienes quieren ser mañana. Los jóvenes en el centro de sus espacios definitorios: la casa, la escuela y la colonia. Los jóvenes, sus hábitos y sus expectativas como resultado de la interacción de lo que en esos espacios ocurre. Usamos para este retrato datos publicados en agosto pasado de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (Ecopred), levantada por el INEGI a encargo de la Secretaría de Gobernación, y que incluye baterías de preguntas sobre familia, colonia y hábitos para 40 mil 366 jóvenes entre 12 y 29 años, y el jefe de sus hogares; distribuidos entre 47 ciudades del país en las 32 entidades. Para este texto, por fines de comparabilidad, nos quedamos sólo con el grupo entre 15 y 24 años, es decir, aquellos en edad para atender preparatoria o universidad.   Quizá la pregunta más obvia a responder es: ¿Con quién viven los jóvenes mexicanos? ¿A cargo de quién están? La respuesta es que una mayoría de ellos vive con sus dos padres (63.2%); pero un notable 23% vive sólo con la madre, contra apenas 3.2% que vive sólo con el padre. De hecho, uno de cada 10 jóvenes en México vive en un hogar en el que no están presentes ni la madre ni el padre, 72% de ellos está a cargo de otro pariente, y 26% con alguien con quien no guardan parentesco alguno. Esto implica que ante la ausencia de la madre es más probable que los jóvenes vivan con otro pariente que con el padre. Hay retratos que no cambian. En las ausencias hay claras diferencias. Cuando los jóvenes viven sólo con la madre, las causas comparativamente más frecuentes de la ausencia del padre son porque trabaja en otro lugar, los padres nunca vivieron juntos, o una difusa categoría “otra”. Por cada hogar en el que los jóvenes viven sólo con el padre, hay siete hogares en los que viven sólo con la madre; en los primeros, la ausencia de la madre se debe más (en comparación con la ausencia del padre) a que fallecieron, se fueron del hogar o los padres se separaron. Con mayor frecuencia que los padres, esas madres ausentes estuvieron en algún momento en el hogar (ver gráfica 1). 01-joven-grafica-01 Es casi un lugar común decirlo, pero sí, con quien viven los jóvenes importa en términos de la dinámica familiar. Es quizá sorprendente, pero 80% de los jóvenes manifestó que el jefe del hogar reacciona de manera no violenta cuando se molestan (i.e. regaño, castigo o conversación), y apenas 1.4% identificó reacciones que implican violencia física (i.e.pellizcos, jaloneos o golpes); aunque 11% de los jóvenes encuestados señaló reacciones violentas no físicas (i.e. gritos, insultos, amenazas o humillaciones). Los hogares en los que se encuentran ambos padres son en los que se recurre con mayor frecuencia a reacciones no violentas frente a molestias, al tiempo que son en los que los jóvenes perciben menor indiferencia. La mayor ocurrencia comparativa de violencia física y violencia no física ocurre en los hogares en los que sólo uno de los padres está presente, aunque también en la mayoría de estos hogares la reacción es no violenta. Lo que caracteriza, comparativamente, a los hogares en los que no se encuentra ninguno de los padres es, como esperaríamos, la indiferencia (ver gráfica 2). 01-joven-grafica-02 Al preguntarse con qué frecuencia los jóvenes experimentan emociones y reacciones específicas (aunque no excluyentes), viendo sólo los que respondieron frecuente o muy frecuente: 3.5% se frustra, 18.8% se altera, 17.7% se enoja, 16.8% devuelve golpes, y 2.2% usa la fuerza para que lo respeten. Por supuesto, estas reacciones que los jóvenes tienen dentro y fuera del hogar, algo que podríamos catalogar como decremento en habilidades no cognitivas para lidiar con su entorno, están muy vinculadas con las reacciones que los propios jóvenes identifican en quienes fungen como autoridades en sus hogares. Conforme nos movemos de no violencia a indiferencia, de ahí a violencia no física, y finalmente a violencia física, la ocurrencia de cada una de las experiencias en los jóvenes crece, desde frustración hasta uso de la fuerza. Por ejemplo, apenas 19% de los jóvenes en los que hay reacciones no violentas en su hogar respondió que se enojan, contra 42% de aquellos que viven en hogares en que se usa violencia física; y cuando se trata de uso de la fuerza para ser respetado, los porcentajes van de 2% a 11%, respectivamente (ver gráfica 3). 01-joven-grafica-03 De la puerta para adentro ocurren muchas dinámicas. La Ecopred proporciona 12 opciones de respuesta (no excluyentes), de éstas elegimos tres que nos parecieron particularmente reveladoras: afecto, gritos y golpes (apenas 11% del total de jóvenes no elige alguna de estás opciones en la encuesta). Si tuviésemos que elegir sólo una palabra para describir al promedio de los hogares en los que viven los jóvenes mexicanos, tendríamos que decir “amorosos”, 64% de los jóvenes usó sólo “afecto” para clasificar la relación entre los miembros de su hogar. Si pudiésemos elegir dos palabras, a “amorosos” tendríamos que agregar “es complicado”: en 27% de los casos que usa “afecto”, también “gritos” o “golpes”. Más aún, en 78% de los casos en los que elige la palabra “gritos” para caracterizar la dinámica de su hogar, también elige “afecto”, el porcentaje es 72% si elige “golpes”. Cierto, en los hogares en los que se gritan, apenas 19% también se golpea; mientras que en 69% de los hogares con golpes también hay gritos. El retrato promedio de las familias de los jóvenes en México es biparental, no violento y afectivo. Pero el promedio puede ser un retrato engañoso, existen múltiples combinaciones de dinámicas y reacciones dentro del hogar, que incluyen violencia verbal y física que, como vimos, afecta notoriamente el bienestar emocional de los jóvenes y sus habilidades para reaccionar ante el entorno.   ¿Cómo es el entorno residencial de los jóvenes en México? ¿Cómo lo evalúan ellas y ellos? Pensemos primero en la vivienda y tres servicios básicos que factiblemente dibujan adecuadamente el entorno de los jóvenes: espacio en la vivienda (no hacinamiento); agua corriente y electricidad continua. Apenas 0.62% de los jóvenes entrevistados señaló no contar con ninguno de los tres servicios, mientras que 78% manifestó contar con los tres servicios. ¿Estas carencias afectan la evaluación de su colonia? La respuesta no sorprendente es sí: 58% de quienes no tienen ningún servicio le recomendarían a un amigo mudarse a su colonia, contra 77% de quienes tienen todos los servicios. Lo sorprendente, en todo caso, es que una mayoría de jóvenes recomiende su colonia a pesar de sus carencias (ver gráfica 4). 01-joven-grafica-04 Entonces, ¿qué incide con mayor claridad en la evaluación de su colonia? Simple: inseguridad. Del 74% de jóvenes que recomienda su colonia, 78% menciona a la seguridad como razón. Del mismo modo, de 26% que no recomendaría su colonia, 75% menciona a la seguridad como razón. La segunda razón para recomendar es limpieza, mientras que la segunda razón para no recomendar es la conservación de la colonia (i.e. calles y lugares públicos en mal estado). Esto en principio implicaría que 20% de los jóvenes en 47 ciudades, más de cuatro millones en total, vive en colonias que percibe como inseguras (ver gráfica 5). 01-joven-grafica-05 Sí, pero este es un país de retratos contrastantes: 56% de los jóvenes entrevistados manifestó que en sus colonias no ocurre con frecuencia nada, absolutamente nada que refleje inseguridad. Ni personas tomando alcohol en la vía pública, ni grafitis, ni consumo o venta de drogas y, por supuesto, ni robos. Ahora bien, haber visto alguna de estas situaciones en su colonia no implica en automático que los jóvenes crean que la suya es una colonia insegura. Por ejemplo, entre los jóvenes que recomendarían su colonia por segura, 24% señaló haber visto con frecuencia a personas beber alcohol y 12% consumir drogas. Hay episodios identificables que, en contraste, sí afectan notablemente la percepción de inseguridad de los jóvenes en sus colonias: vandalismo, venta de drogas, robo a viviendas o personas y, desde luego, disparos. Uno de cada 20 jóvenes vive en colonias en las que escuchar disparos es cosa frecuente o muy frecuente. No sobra decirlo, las condiciones de la colonia se asocian con la ocurrencia de delitos. En las colonias en las que los jóvenes señalan que el alumbrado público no sirve, casi se duplica el porcentaje que ha atestiguado robos patrimoniales o a personas (15.2% vs. 8.2%). Lo mismo ocurre entre las colonias que tienen lugares abandonados, y las que no (15.4% vs. 8.4%) (ver gráfica 6). 01-joven-grafica-06 Tampoco sobra decirlo, la confianza en la policía y la percepción y ocurrencia de inseguridad están muy vinculadas. Por ejemplo, entre quienes perciben como segura su colonia, 31% cree que la policía capturaría a un delincuente, contra 11% entre quienes perciben como insegura su colonia, de éstos, 49% piensa que la policía capturaría y soltaría al delincuente. Del mismo modo, 20% de los jóvenes que han observado delitos en su colonia cree que la policía no haría nada, contra 14% de quienes no los han observado.   ¿En qué comportamientos de riesgo se involucran los jóvenes? ¿Cómo se relacionan éstos con las dinámicas de su hogar? Para empezar, 44% de los jóvenes declaró no realizar ninguna (incluyendo tener relaciones sexuales, que, debatiblemente, es un comportamiento de riesgo). Si eliminamos relaciones sexuales y tener un familiar preso (una situación, más que una elección), 67% de los jóvenes en México no ha tomado, ni fumado mota, ni consumido otras drogas, ni vandalizado, ni tenido armas. Aunque es factible que esto refleje respuestas socialmente esperadas. Por ejemplo, si en la entrevista el jefe del hogar está presente e interviene en la entrevista del joven, 78% de esos jóvenes dice no haber tenido ninguno de los comportamientos de riesgo; mientras que cuando el jefe del hogar no está presente en la entrevista, el porcentaje cae a 66% (ver gráfica 7). 01-joven-grafica-07 Dicho lo anterior, entre quienes respondieron que sí a alguna opción, la relación con la dinámica familiar es reveladora. Con excepción de tener sexo y tener a un familiar preso, todos los comportamientos de riesgo crecen linealmente cuando la dinámica familiar se mueve de reacciones no violentas, a violencia no física, para llegar a violencia física; y esto se vuelve más visible conforme aumente la gravedad del comportamiento. Curiosamente, haber tenido sexo crece particularmente cuando lo que define la dinámica familiar es la indiferencia, mientras que en los hogares en los que la violencia física forma parte del repertorio cotidiano de interacción se encuentra el porcentaje más alto de jóvenes que señalan tener a un familiar preso. Este es un dato sorprendente: 16% del total de jóvenes tiene un familiar preso (ver gráfica 8). 01-joven-grafica-08 ¿Con qué frecuencia y de qué fueron víctimas las y los jóvenes en 2014? La respuesta es preocupante: 6.5% fue amenazado, 7.2% fue golpeado, 24.1% fue robado sin violencia, y 9.9% sufrió al menos un robo con violencia. Cuando sólo vemos a mujeres, 7.5% fue acosada sexualmente y 2% violada (contra 1.5% de hombres). Esto factiblemente implica que más de 59 mil jóvenes mexicanas fueron violadas en 2014 mientras, por ejemplo, el Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó apenas 12 mil 638 averiguaciones previas totales por ese delito (de cualquier género y edad). Notoriamente, aunque 63% de las mujeres entre 15 y 24 años vive con ambos padres, éstas representan apenas 49% de los casos de violación en la encuesta; en tanto que 23% de las jóvenes vive sólo con la madre, ellas representan 36% de quienes sufrieron una violación (ver gráficas 9 y 10). 01-joven-grafica-09 01-joven-grafica-10   ¿La asistencia a la escuela afecta hábitos y expectativas de las y los jóvenes en México? Sí y sí. Para empezar, de los jóvenes entre 15 y 24 años, quienes están en edad de ir a la preparatoria o la universidad, 47% sólo estudia, 13% estudia y trabaja, 27% sólo trabaja, y 13% ni estudia ni trabaja (ver gráfica 11). 01-joven-grafica-11 La ocurrencia de todos los comportamientos de riesgo es siempre menor entre los jóvenes que sólo estudian (en ambos sexos), aunque esto puede perfectamente ser sólo efecto de edad: sólo acudir a la escuela es mucho más frecuente de los 15 a los 17 años. En todos los casos las mujeres exhiben menos propensión a comportamientos de riesgo, lo más común en mujeres es por mucho el consumo de alcohol (seguido de lejos del consumo de marihuana), y en ambos casos se incrementa cuando trabajan. En el caso de los hombres tienen una notable mayor propensión a comportamientos de riesgo cuando trabajan o cuando son ninis; esto es particularmente visible en el caso de vandalismo, conflicto con la policía y haber portado un arma. La escuela, o mejor dicho, asistir a la escuela parece ser un mecanismo de contención de comportamientos de riesgo… y también una fábrica de expectativas. Es revelador: 44% de hombres y mujeres jóvenes (entre 15 y 24 años) ya superó el máximo nivel de escolaridad de su padre; este porcentaje será mayor dado que 39% sigue aún estudiando y se encamina a hacerlo. Pero más dramáticamente, 52% de los jóvenes hombres ya superó la máxima escolaridad de la madre (y otro 30% puede superarlo también dado que sigue estudiando); mientras que 55% de las jóvenes ya rebasó a sus madres en términos de escolaridad (y también 30% está en camino de lograrlo). Los retratos femeninos han cambiado más radicalmente. Es esperanzador: 98.5% de los jóvenes considera que vale la pena ir a la escuela. Es esperanzador, sí; pero aterrador también. Hay ahí una brutal expectativa sobre el futuro que la escuela les ofrecerá en el mercado laboral y bienestar futuro. Es también terriblemente triste, 97% de las y los jóvenes que no estudian cree que valdría la pena poder ir. Dicho de otro modo: más de dos millones de jóvenes no pueden acceder a lo que valoran. Hay, igualmente, una conexión con comportamientos de riesgo: entre los jóvenes que creen que vale la pena ir a la escuela la frecuencia de comportamientos de riesgo es sistemáticamente menor respecto a quienes creen que no vale la pena; aunque es difícil identificar aquí en qué sentido va la relación, si actitudes de riesgo reducen la valoración de la escuela o viceversa (ver gráfica 12). 01-joven-grafica-12 Del mismo modo, la frecuencia de hogares no violentos es mayor entre jóvenes que valoran acudir a la escuela, mientras que por el contrario, indiferencia, violencia no física y violencia física son siempre mayores en hogares con jóvenes que consideran que no vale la pena ir a la escuela. Algo similar ocurre con el entorno: los jóvenes que no valoran asistir a la escuela reportan en todos los casos mayor frecuencia de haber atestiguado la comisión de todos los delitos en su colonia. Finalmente y para sorpresa de pocos, el porcentaje de jóvenes que no ven un futuro en su trabajo crece entre quienes no valoran la escuela, respecto a los que sí (49% vs. 26%). Lo que sorprende, en todo caso, es que uno de cada cuatro jóvenes que considera valioso ir a la escuela no cree que podrá crecer en el futuro en su profesión o trabajo. Los autorretratos son un poco más realistas. 01-joven-02   En 24 mil 770 hogares de 47 ciudades del país el INEGI entrevistó al mismo número de jóvenes entre 15 y 24 años. Estadísticamente, estos jóvenes entrevistados representan a poco más de seis millones de mexicanos del mismo rango de edad. Este texto presentó un retrato de ambos sexos con base en la descripción y el cruce entre aspectos de sus familias, sus hogares, sus colonias, sus hábitos y sus expectativas. Se trata de una encuesta enorme en su diseño muestral, pero también en la cantidad de temas contenidos: hay un total de mil 54 variables posibles. Optamos por analizar 338 de éstas, desde ahí construir algunos datos descriptivos y cruces que dieran un retrato mínimo pero nítido de nuestra juventud. Son retratos complejos en los que junto con sonrisas y afectos se cuelan detalles que dan cuenta de conflictos, barreras y entornos adversos. Queremos cerrar este texto haciendo una síntesis de esos retratos, pero cuantificándolos. Hablar de porcentajes es muy útil para entender proporciones, pero bajo números tan fácilmente digeribles tendemos a olvidar el número de personas en cada categoría. Tendemos a olvidar su magnitud, el número exacto de individuos que viven ese dato como parte ineludible de su cotidianidad, de sus posibilidades, de sus restricciones. De los 6.2 millones de retratos contenidos en este texto, en 3.9 millones aparecen ambos padres; mientras que en 1.4 millones aparece sólo la madre, y apenas en 197 mil aparece sólo el padre. Hay también 654 mil retratos de jóvenes en los que no aparece ninguno de sus padres, y ese lugar es ocupado por otro pariente o por un tutor sin parentesco. En 4.9 millones de estos retratos los jóvenes tendrán un rostro relajado y feliz, son los casos en los que los jefes de sus hogares se limitan a hablar con ellos, regañarlos o imponerles castigos mínimos ante fallas en su comportamiento. Sí, pero habrá 189 mil retratos en los que los rostros hablarán de total indiferencia en sus hogares, 663 mil que relatarán abusos verbales y 77 mil que cuenten historias de abuso físico. Así, en 3.9 millones de esos retratos se reflejarán hogares en los que la dinámica de la familia se centra sólo en el afecto; otros 2.2 millones contarán combinaciones de afecto, gritos… y golpes. No sorprende entonces que en 1.7 millones de esos retratos veamos jóvenes que se alteran, frustran y enojan con frecuencia, junto con 136 mil que usan recurrentemente la fuerza física para lidiar con su entorno. Un entorno innegablemente complejo: 1.7 millones no recomendarían su colonia para vivir y 1.2 millones creen que su colonia es insegura. No es una evaluación abstracta. En el último año estos jóvenes retratados vieron con frecuencia en las calles de su colonia la ocurrencia de delitos: consumo de alcohol (dos millones), consumo de droga (1.2 millones), venta de drogas (572 mil), robo a casas, negocios o personas (814 mil) y 288 mil disparos con arma de fuego. Frente a estas circunstancias, apenas 1.5 millones creen que la policía perseguiría, arrestaría y no dejaría ir a un delincuente. Esto es, 4.7 millones creen que la policía fallaría en alguno de estos tres actos. También en esos más de seis millones de retratos podremos ver algunos efectos de ser víctima de un delito en el año previo: a 1.4 millones los robaron sin violencia, 618 mil sufrieron un robo con violencia, 447 mil fueron golpeados o lastimados, y 108 mil fueron violadas o violados. Es espeluznante, de los poco más de seis millones de retratos, en apenas 3.9 millones no sufrieron un delito de los descritos. Sería un poco sorprendente, dado lo anterior, que en 4.1 millones de estos retratos no existan señales de comportamiento alguno de riesgo. En 1.7 millones habrá jóvenes que alguna vez tomaron alcohol, 513 mil que alguna vez fumaron marihuana, 274 mil que se atrevieron a probar otra droga y 206 mil portaron al menos una vez un arma para defenderse o ser respetados. Es alucinante, en seis millones de estos retratos se verá a una joven o un joven que considera que vale mucho la pena ir a la escuela; en 3.7 millones de ellos aparecerá quizás una sonrisa, son los que de hecho van a la escuela. Habrá, pues, 2.4 millones que a pesar de valorar ir a la escuela, no lo hacen, serán rostros de jóvenes condenados al trabajo temprano (1.7 millones) o que no hacen ni una ni otra cosa (810 mil). Con todo, habrá 4.5 millones de caras en las que caben expectativas y posibilidades, serán los jóvenes que creen que en su futuro será sencillo crecer en el trabajo y/o profesión. Sí, pero habrá también 1.6 millones de rostros en los que nada de eso se verá, son los que no se auguran ningún éxito posible. Ése es nuestro retrato de juventud. Nota metodológica Los datos de este trabajo se tomaron de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (Ecopred) 2014, implementada por el INEGI de octubre a diciembre de 2014 y publicada en agosto de 2015. En ésta se encuestó a 40 mil 366 jóvenes de entre 12 y 29 años de edad. Para fines analíticos y comparabilidad, se tomaron a lo largo de este trabajo únicamente a los jóvenes entre 15 y 24 años de edad. Los resultados presentados aquí se basan en las preguntas de la encuesta, sin embargo en muchos casos se generaron variables nuevas a partir de una selección de elementos de ciertas variables y del cruce de unas preguntas con otras. Para acceder a los datos y documentos de la encuesta completa: (http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/encuestas/hogares/especiales/ecopred/2014/); para descargar nuestros datos procesados y los códigos utilizados para limpiarlos consultar esta liga (https://www.dropbox.com/sh/tyt4ek50v3kjmyl/ AADNaMAejKkQO_uFMIgqbTA1a?dl=0).