Salario mínimo: México contra el mundo

Por: José Merino (@PPmerino) y Eduardo Fierro (@EDUFIERRO)

En la discusión pública que se ha desatado (afortunadamente) en México respecto al salario mínimo, hay quienes se han concentrado en tratar de fijar un nuevo monto mensual que rescate, aunque sea en parte, la calidad de vida de los 700 mil trabajadores que ganan el salario mínimo (cumpliendo una jornada laboral de al menos 40 horas semanales) vía sus ingresos laborales.

Por otro lado, hay quienes han tachado la propuesta de inútil, argumentando que si no se incrementa la productividad, un aumento en el salario mínimo puede generar desempleo, y quienes les han contestado que aunque la productividad crece, los salarios continúan estancados .

En todo caso, lo que se esperaría observar es que no existe una gran brecha entre productividad y salarios; es decir, en el agregado de la tendencia de la economía y la remuneración de los trabajadores, incluidos los que se encuentran en los rubros de menores percepciones. En ese sentido, el tamaño de la brecha entre, por ejemplo, PIB per capita promedio dentro de un país y el salario mínimo, puede ser indicador de desigualdad entre una economía dinámica y trabajadores en sectores que no se han dinamizado; o bien, la imposición de rigideces en la fijación de salarios mínimos que los mantiene al margen del desarrollo.

Ante ello, nosotros decidimos tomar una perspectiva comparativa que se aproxima indirectamente al debate: ¿qué tan diferente es el salario mínimo comparando a otros países cuando tomamos en cuenta otras medidas de ingreso?

La respuesta para el caso de México: mucho.

(Este no es un análisis que vea de manera directa la relación entre productividad y salarios mínimos en México, sino un análisis comparativo entre la tendencia mundial en la relación entre riqueza y salario mínimo. Para explorar lo primero, recomendamos leer a Luis Felipe Munguía en la revista Paradigmas, aquí)

Salario Mínimo VS PIB per capita

El Producto Interno Bruto per capita es tal vez la medida más popular para medir y comparar el ingreso promedio por persona de un país. Al compararla con el salario mínimo, lo que resulta es una medida de desigualdad: el ingreso medio del país (productividad total entre el número de personas) comparado con lo que ganan por su trabajo los que menos ganan.
PIBpcVSwage11

Medido así, cuando ponemos el PIB per capita como referencia, el salario mínimo de México resulta mucho menor a la tendencia mundial: mientras que en México el PIB per capita en 2011 fue de $15 mil 886 (dólares PPC), en países como Brasil fue de $14 mil 300. Sin embargo, el salario mínimo de Brasil es poco menos del doble que el mexicano ($2 mil 360.6 contra $ 4 mil 445.7 dólares PPC anuales). Lo mismo ocurre cuando comparamos a México con países que usualmente pensamos que tienen el mismo nivel de desarrollo que nosotros.

Aunque imperfectamente, dados filtros políticos y económicos, uno espera (y de hecho, observa) una relación positiva: entre más rico es un país en términos de su PIB per capita, más alto es el salario mínimo correspondiente. En un ejercicio estadístico (ver nota metodológica al final) simple que identifica la relación entre ambas cifras entre 1995 y 2011 para todos los países para los que hay información, por cada dólar adicional en el PIB per capita, se observan 32 centavos más de dólar en el salario mínimo.

Ahora bien, esta es la relación promedio esperada dados todos los países y todos los años incluidos. Hay, por supuesto, países en los que el salario mínimo es más alto al esperado dado su PIB per capita; y viceversa, países, como México, en los que el salario mínimo es inferior al esperado dado su PIB per capita.
Residuales

Para ver cómo se ubica México a comparación de otros países, la forma más común es medir la distancia vertical de cada uno de estos puntos a la tendencia (i.e. línea), es decir, qué tanto más o qué tanto menos debería ser el salario mínimo de cada uno de los países en relación a su PIB per capita. Resulta, entonces, que México debería tener un salario mínimo 165% mayor (una diferencia de $3 mil 900 dólares anuales PPC 2011). Tomando la zona A como referencia, esto significaría subir el salario mínimo de $67.3 pesos a $178.3 pesos. Por supuesto que la simpleza de este número no es una propuesta de incremento en el salario mínimo, sino únicamente una medida de la evidente desigualdad de éste respecto a la relación que se encuentra entre ambas cifras en el mundo.

Dicho de otro modo, México se encuentra entre los países en los que el salario mínimo es más bajo respecto a lo que se esperaría. Para 2011, México ocuparía la posición ocho entre 113 con el salario mínimo más bajo respecto al PIB per capita,apenas por encima de Kuwait, República Checa, Lituania, Luxemburgo, Kazajistán, Rusia y Bulgaria. Difícilmente podemos argumentar que el salario mínimo no es anómalo dado nuestro PIB per capita, y dada la relación que el segundo guarda con el primero en el mundo.

De los 113 países incluidos, en 62 el salario mínimo es mayor o igual al valor esperado dado el PIB per capita, mientras que en 51 se encuentra por debajo. ¿En qué países el salario mínimo supera a la expectativa? En orden descendiente, los primeros cinco: Nueva Zelanda, Bélgica, Francia, Irlanda y Reino Unido.

El contraste es ilustrativo. En un extremo tenemos a países con PIB per capitaaltísimos, excomunistas y/o petroleros, mientras que al otro extremos encontramos democracias de altos ingresos. Lo curioso en los primeros es que México no comparte ninguna de esas características. ¿Qué mantiene el salario mínimo en México tan lejos del PIB per capita?

Mientras que en el ranking de salario mínimo, México ocupa el lugar 84 entre 113 países; en el ranking de PIB per capita ocupamos el lugar 44.
Ratio

Lo preocupante no acaba ahí: esta medida de desigualdad y/o rigidez en la fijación del salario mínimo, al menos para el caso mexicano, parece haber incrementado. Mientras que en 1995 el PIB per capita era de $7 mil 905.8 y el salario mínimo de $1 mil 784.6 (una proporción de 22%), para 2011 éstos número cambiaron a $15 mil 886.7 y $2 mil 360.6 (proporción de 14%). El salario mínimo, poco a poco, se aleja más del PIB per capita. Es decir, quienes ganan un salario mínimo cada vez están más lejos de la tendencia de ingresos del resto.

Gran parte de este estancamiento no está necesariamente explicado por el estancamiento en el PIB per capita, sino en el estancamiento del mismo salario mínimo. Mientras que el salario mínimo en términos reales ha crecido en países en desarrollo como Chile (crecimiento de 98%) y Turquía (161.8%), en México de hecho ha decrecido (-27.9%).

Nota al pie: La productividad

La respuesta más lógica a todo esto es que en México la productividad de los trabajadores en mucho menor que los turcos o chilenos. Ganan lo que producen. Tienen razón, los trabajadores mexicanos producen menos por hora trabajada, pero la diferencia en sus percepciones es todavía más grande. Si en México los trabajadores ganaran lo que su productividad haría esperar, percibirían $5 mil 782 dólares anuales (reales); no $ 1 mil 722.
Productividad

Argumentar que una economía debe crecer y ser más productiva antes de que políticamente opte por incrementar el salario mínimo tiene sentido, en el supuesto de que el mercado laboral sea lo suficientemente flexible para adaptar los ingresos de todos proporcionalmente. Pero contrario a quienes usan ese argumento para oponerse al incremento del salario mínimo en México, creemos que ése es justamente un buen argumento para apoyar su incremento en México: el salario mínimo está muy por debajo del valor que se esperaría dada nuestra riqueza y productividad.

México, como mostramos, tiene uno de los salarios mínimos comparativamente más bajos del mundo. Mantenerlo así artificialmente por un criterio estrictamente político es prolongar una brecha que no tiene justificación empírica y condenar a cientos de miles de mexicanos a no poder proveerse de sus necesidades básicas vía sus capacidades productivas.

——————————————————–

Los datos de Salarios Mínimos provienen de la Organización Internacional del Trabajo y de la OCDE. El PIB per cápita en PPC proviene del Banco Mundial .

Para estimar el valor esperado del salario mínimo dado el PIB per capita y del salario mínimo dado productividad, se corrió un OLS simple con errores robustos. En ambos casos, la R^2 ajustada es mayor a 0.7.

Los datos utilizados relativos a la OCDE en formato .dta se pueden descargar aquí y los datos del banco mundial y la OIT se pueden descargar aquí.