Todo lo que querías saber (y no podrás) sobre la Cruzada Nacional Contra el Hambre

José Merino (@PPmerino) y Alexis Cherem (@lexielex)

Este es un blog de datos… sin datos.

Pasamos días enteros buscando y analizando información concreta sobre la Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH). Nos quedamos en blanco. Aquí el relato de nuestra cruzada por los datos:

Si quieres informarte sobre el diseño y evaluación de la CNCH tendrás que lanzarte al portal de Sedesol dedicado al tema; leer varios PDFs (escogiditos, porque ni son todos los que están, ni están todos los que son). No encontrarás información concreta que te permita medir su distribución geográfica o impacto.

Podrás además explorar el sitio de la CNCH en donde verás videos, conmovedoras fotos y un mapa con información que ya todos conocemos. ¿Datos específicos? Ninguno.

Querrás saber más detalles sobre la estrategia de coordinación y operacionalización, y llegarás al decreto con el que se estableció el Sistema Nacional para la Cruzada Contra el Hambre. Ahí se mencionarán los municipios elegidos, dependencias involucradas y el número de programas. Nada más.

Eventualmente llegarás a otro PDF que presenta “el mapa” de dependencias y programas involucrados. Un total de 19 dependencias y 70 programas. Ahora ya los conoces por nombre, pero seguirás sin saber nada sobre la operatividad y publicación de datos de gasto y beneficiarios específicos a la CNCH.

Un poco exhausto, cambiarás de ruta y querrás saber cuáles son los objetivos de la CNCH y sus indicadores de impacto. Entonces llegarás a otro PDF y empezarás a darte cuenta que los indicadores son los mismos que llevamos usando desde hace años, sólo que ahora con la marca “CNCH” y que las metas son totalmente genéricas: “Disminuir el % de personas que…”. Es decir, seguirás sin elementos informativos para entender el alcance y efecto de la CNCH.

 

Por supuesto, te asaltará la duda de por qué seleccionaron esos 400 municipios y no otros. Lo mismo nos preguntamos nosotros en un blog anterior de mayo del 2013, y llegamos a tres conclusiones: número de pobres alimentarios y porcentaje de pobres extremos explican casi todo; hay 318 municipios que a partir de esas variables deberían estar y están; 82 que no deberían estar pero están, y 53 que deberían estar pero no están. Y los problemas en selección se explican centralmente por tamaño poblacional y por ser municipios que ya reciben montos importantes de Oportunidades.

Para este momento te preguntarás exasperado, ¿la CNCH es un programa o una estrategia que reordena programas existentes? Si los reordena, ¿cómo recanaliza recursos presupuestales? Si recanaliza recursos, ¿cuáles son los criterios de distribución y en dónde se pueden consultar padrones de beneficiarios y ejercicios presupuestales por municipio seleccionado?

Irás al lugar más evidente: el primer informe de gobierno de EPN. Ahí se te informará que se instalaron 31 comités intersecretariales en los estados y 396 a nivel municipal. Una lucecita de esperanza se prenderá en tu corazón: ¡entonces debe haber datos concretos aquí!

Revisarás las 852 páginas del informe escrito y encontrarás docenas de menciones a la CNCH de este tipo:

“Con motivo de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, 194 elementos militares realizaron dos actividades de labor social en el estado de Guerrero, al llevar a cabo: 337 trabajos de albañilería, 81 de plomería, 131 de electricidad, 32 de herrería…”

“Entre enero y junio de 2013, el Programa 3×1 para Migrantes aprobó 61 proyectos de inversión en municipios que integran la Cruzada Nacional contra el Hambre (CNCH)…”

“En el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, el programa ejerció al mes de julio, 1.4 millones de pesos para el apoyo de una organización del municipio del Mezquital en el estado de Durango”. (Turismo alternativo)

No te preocupes, no te vamos a aturdir con todas las citas. Pero si quieres, acá tenemos un documento que las agrega (verás que todas son del mismo estilo).

En suma, cualquier mención a los 70 programas o cualquier programa que toque (como sea) a alguno de los 400 municipios, llevaba automáticamente la marca “CNCH”.

Entonces pensarás que quizás lo útil sería buscar en el anexo estadístico y encontrar datos concretos de beneficiarios, programas, ejercicio de gasto. En las 844 páginas descubrirás alucinado que el total de menciones a “hambre”, “cruzada” o “CNCH” suman: 0.

Está bien, es posible que en septiembre hubiera sido demasiado pronto para esperar datos concretos. Irás a revisar el discurso de EPN el 21 de enero para revelar los primeros resultados de la CNCH:
Foto 1

Sí, es un discurso genérico, pero habla de resultados y millones de beneficiarios. Por tanto, en algún lugar debes poder tener acceso a esos datos, ¿cierto?

Pues no, no es cierto. Y ese wordly, así, difuso y sentimental, es la mejor imagen de la CNCH que encontrarás.

Como última instancia recurres a una estrategia alternativa de acceso a información: Twitter. Aprovechas un tuit de la secretaria de desarrollo social para preguntarle en dónde están los datos y, contra todo pronóstico, Rosario Robles te contesta y te manda un link:
FOTO 2

Descubres desencajado que fue otro episodio de “pides datos y te dan PDFs con fotos”. Peor aún, en el PDF se habla de datos concretos:

  • De los 7 millones de personas en pobreza extrema de alimentación en el país, hoy más de 3 millones ya gozan de los diferentes beneficios y acciones de esta estrategia,
  • 294 mil familias con tarjeta sin hambre,
  • 8 mil tiendas Liconsa,
  • 1.3 millones de beneficiarios leche fortificada,
  • 396 mil familias nuevas en Oportunidades,
  • 63,566 familias al PAL,
  • 684 tiendas y 164 Unidades Móviles Diconsa,
  • 2,845 comedores comunitarios,
  • 1 millón 43 mil nuevos afiliados al programa +65,
  • 2,957 comedores escolares,
  • Suplementos alimenticios para 882 mil personas,
  • Orientación a 320 mil mujeres,
  • 146 mil proyecto agrícolas (con subsidios).

Muchos números, y muchas más preguntas:
¿Cómo se distribuyen los beneficiarios y por qué no eran atendidos antes por los programas ya existentes?
¿Cómo fueron seleccionadas esas casi 300 mil familias con la tarjeta sin hambre?
¿Qué hace esa tarjeta que no hacían programas ya existentes como Oportunidades, Liconsa y Diconsa?
¿Dónde está el padrón de quienes tienen la tarjeta?
¿En dónde se abrieron nuevas tiendas Liconsa?
¿Qué puntos tocaron las unidades Diconsa que no se tocaban antes?
¿Cuáles son las familias PAL? ¿Son distintas a las que tienen tarjetas?
¿En dónde están los comedores?
¿Cuáles fueron los criterios para los nuevos afiliados 65+ y en dónde están?
¿Por qué se dieron suplementos a 882 mil personas cuando se habla de tres millones y en dónde están?
¿Cuánto dinero se invirtió en los 146 mil proyectos agrícolas, bajo qué criterio y con qué padrón?

Imposible saberlo.

Lo único que sabemos es que para diciembre de 2012 se reportaron estos resultados sobre Liconsa y Diconsa pero con los datos reportados en PDFs es imposible hacer la estimación antes-después de la CNCH. Por lo pronto, metimos solicitudes de información para identificar cambios entre 2012 y 2013 en padrones y beneficiarios de programas ya existentes…

Después de días de frustración, llegarás a un PDF que contiene el diagnóstico que el Coneval hizo en octubre del año pasado del diseño de la CNCH. Por mucho, el mejor documento sobre el funcionamiento de la CNCH. Para tu consuelo, te darás cuenta que el propio Coneval comparte tus dudas. Para tu desconsuelo, te darás cuentas que Sedesol no se las responde a cabalidad (Ver Anexo).

Para empezar, se habla de un documento titulado “Cruzada Nacional contra el Hambre: Visión y escenario al 2015”, mismo que no encontrarás en ningún sitio.

Luego, te enterarás de la aplicación en 2013 de un Cuestionario Único de Información Socioeconómica (CUIS) en los municipios de la CNCH, cuyos resultados no logramos encontrar en ningún lugar público. Lo único que encontramos fue la descripción del CUIS 2011 y el cuestionario 2013.

Verás que la información sobre la aplicación y resultados del piloto en Mártir de Cuilapan, Guerrero, es muy poco específica (páginas 76, 77, 90, 125, y 128) y se puede reducir a lo siguiente: coordinaron un presupuesto que ya existía para ejercer programas que ya existían y en ello, el presidente municipal cooperó muchísimo. ¿Cuánto presupuesto, de qué programas, usado cómo? Imposible saberlo.

Finalmente, se habla recurrentemente del (casi mítico) Padrón Único de Derechohabientes de los Programas Sociales, que “está en construcción” (y no por el Coneval), no sabemos por quiénes, con qué metodología o con qué plazos (aunque sabemos que todos los objetivos tienen que estar para 2015).

Aquí te dejamos un resumen del documento y sus puntos más importantes.

Con base en la información que existe al día de hoy y a un año de haberse puesto en marcha, lo único que podemos concluir es: la Cruzada es una marca.

Es una nueva forma de mercadeo de programas ya existentes, sin mecanismos claros de transparencia, selección de población objetivo, monitoreo, y medición de resultados.

Lo que invariablemente encontrarás al buscar información sobre la CNCH son imágenes como esta:
FOTO 3

Y esta:
FOTO 4

Anexo para documentar tu desinformación:

En el documento del Coneval sobre la evaluación de la CNCH, al final se transcriben interacciones entre Coneval y Sedesol sobre temas específicos de la CNCH. Aquí las que mejor reflejan por qué no sabemos nada:

Conceptos
“uso de conceptos como hambre, seguridad alimentaria y desnutrición es muy relevante” Coneval P.85

“El Programa Nacional México Sin Hambre deberá dar punto final a un uso diferenciado de estos términos“, responde Sedesol P.86

Objetivos
“El marco lógico tiene como propósito central precisamente que 7.4 millones de personas superen su condición de pobreza extrema y carencia alimentaria, pero el Decreto de creación de la Cruzada incluye otros objetivos”. Coneval P.89

“Este punto se resolverá con el documento del Programa Nacional México Sin Hambre“. Sedesol P.89

Instrumentación apresurada
“el hecho de que la Cruzada se instrumentara en un plazo reducido, tuvo repercusiones en el adecuado diagnóstico y diseño de la misma”. Coneval P.92

“De modo contrario la inversión pública alrededor de la Cruzada se habría dado hasta el año 2014“. Sedesol P.92

Documentos no públicos
“El esfuerzo realizado por la SEDESOL en la generación de información relevante para la Cruzada y que deriva en análisis detallados sobre los mecanismos de diseño, implementación y coordinación, pareciera menor de lo que en realidad es, debido a que un número importante de documentos no son públicos”. Coneval P.94

“En el vínculo están disponibles una serie de documentos técnicos relevantes. Hasta el momento hay documentos que no están en la página de internet (pero que se dieron a CONEVAL, esto es, no son inaccesibles)”. Sedesol P.94

Población Objetivo
“Sería conveniente señalar dentro de los lineamientos operativos de la CNCH, los mecanismos para identificar la población objetivo de la estrategia, incluyendo la descripción de la metodología y fuentes de información utilizados”. Coneval P.96

“En todos los documentos existentes, se define con precisión que la población objetivo de la cruzada son las y los mexicanos que padecen de pobreza extrema y con carencia alimentaria en los 2,457 municipios de la República Mexicana. (7.01 millones de personas según la actualización 2012, del CONEVAL). Asimismo y por ser una estrategia, no cuenta con reglas de operación o lineamientos operativos. Cada programa participante tiene las suyas propias y lo que hacen en la estrategia de la Cruzada, es orientar sus esfuerzos a impactar un conjunto preciso de indicadores y territorios específicos”. Sedesol P.96

Objetivos vs programas existentes
“Será necesario hacer un análisis y documentar sistemáticamente qué objetivos de la Cruzada no son atendidos adecuadamente por el conjunto de programas presupuestarios existentes”. Coneval P.102

“La revisión de Reglas de Operación y del presupuesto asignado a cada programa, está en desarrollo“. Sedesol P.104

Coordinación
“Hasta ahora, los avances en coordinación se han dado por el intenso trabajo de los mandos superiores de la SEDESOL y las dependencias que participan en la Cruzada, pero en la medida en que la operación de la Cruzada avance y se expanda, los elementos de soporte de la institución podrían no ser suficientes”. Coneval P.119

“Todas las dependencias federales y los gobiernos locales han desarrollado un trabajo muy intenso. Existe evidencia de su participación en las sesiones nacionales, estatales y municipales de coordinación y en las matrices de inversión conjunta para impactar en los indicadores y objetivos de la Cruzada. El trabajo intenso no se reduce a la labor de coordinación”. Sedesol P.119

Monitoreo
“Con relación a las actividades de monitoreo, la Comisión Intersecretarial de la Cruzada ha establecido un sistema que permite conocer los avances en las metas establecidas con una periodicidad semanal”. Coneval P.121

“No se cuenta aún con una evaluación interna de hasta qué punto las actividades culturales que ha impulsado la Cruzada (concurso de cortometrajes, fotografía, conciertos, etcétera) han tenido impacto en los objetivos de la estrategia, especialmente en el de participación social”. Coneval P.129

“Para difundir la estrategia de la Cruzada Nacional Contra el Hambre y sensibilizar principalmente a los jóvenes sobre la situación de hambre en la que viven siete millones de mexicanos así como para impulsar la participación ciudadana a través de las nuevas tecnologías se realizó la activación “1/4 de leche por cada like en Facebook”… Se convocó a los concursos nacionales de fotografía “México Sin Hambre” y de cortometrajes “En Corto contra el Hambre”… Se realizó el primer concierto de la Cruzada Nacional contra el Hambre “Compartamos la música: Erradiquemos el Hambre”, en el Auditorio Nacional”. Sedesol P.129

Institucionalización
“Hasta este momento no parecen definidos los mecanismos que han de realizarse e institucionalizarse en el momento en el que se integre el resto de los municipios a la Cruzada”. Coneval P.130

“A partir de la experiencia desarrollada, varias dependencias han dispuesto la creación de programas, cambios de reglas de operación e incremento de personal en las comunidades con mayor orientación a objetivos e indicadores de la Cruzada”. Sedesol P.130