Una política de prevención de violencia entre jóvenes… que ignora la violencia hacia jóvenes

Por: José Merino (@PPmerino), Eduardo Fierro (@EDUFIERRO) y Jessica Zarkin (@jesszark)

El gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto anunció el Programa Nacional de Prevención del Delito, entre sus primeras acciones para combatir la ola de homicidios del país. En resumen, el programa busca apoyar a las entidades federativas para la aplicación de políticas de seguridad ciudadana que prioricen “un enfoque preventivo en el tratamiento de las violencias y la delincuencia”.

Lo demás es, como suele ocurrir, algo demasiado vago. Por ejemplo, entre los “ejes rectores” del programa está “Cultura de la Paz”, “Urbanismo Social y Acupuntura Urbana”, “Mujeres”, y lo que consideramos más importante, “Juventudes”.

¿Por qué los jóvenes son tan importantes? Como ya lo hemos descrito antes en la revista Nexos los hombres jóvenes y sin escolaridad son los más vulnerables al crimen. Por ejemplo, los homicidios de hombres con escolaridad menor a la primaria terminada por cada 100,00 habitantes de este grupo, en 2011 –el último dato disponible con este nivel de agregación- fue de 336 a nivel nacional. ¿Nuestra hipótesis? Son jóvenes cuya mejor opción en el mercado laboral es el crimen organizado, donde se vuelven prescindibles. En total, las muertes de hombres jóvenes de 18 a 40 años llegaron a representar el 52% de las muertes totales en 2009.
1_TcrecimientoNal png

2_TcrecimientoTotVSjovNal png

3_TcrecimientoTotVSjovNal png

 

Esto resulta también verdadero para todos los grupos de escolaridad, aunque más drástico entre los hombres con menores niveles de escolaridad, a saber, los hombres que no tienen ni la educación media superior terminada. Tomemos por ejemplo el caso del municipio de Acapulco, en el estado de Guerrero. Mientras que los homicidios totales en el municipios crecieron 142% de 2007 a 2011, entre los jóvenes con menos de primaria de 18 a 25 años creció 233% y de 26 a 40 años 300%. Esto significa que entre los hombres de 18 a 25 años la cuenta pasó de 4 a 16 entre los hombres que no tienen la primaria terminada de 2007 a 2010, mientras que entre los universitarios del mismo grupo de edad pasó de 2 a 6.

4_TcrecimientoEscol18a25 png

5_TcrecimientoEscol26a40 png

Más claro no puede ser. Son los hombres jóvenes los que están siendo asesinados, y muy probablemente, los que también están cometiendo delitos. Tan sólo la variación en los homicidios de estos dos grupos de jóvenes explican cerca del 94% de la variación en los homicidios totales en la población. Un programa de prevención del delito debe poner atención sobre estos grupos. La pregunta es si lo está haciendo

Para ello utilizamos un modelo probabilístico entre los municipios seleccionados y no seleccionados, para calcular la probabilidad de ser seleccionado dada la tasa de homicidios promedio y el número total de homicidios entre los hombres de 18 a 25 años y de 26 a 40 años en el periodo 2007-2011.

  • Número de Municipios seleccionados por SEGOB y por Modelo: 18
  • Número de Municipios seleccionados por SEGOB y no por Modelo:  74
  • Número de Municipios no seleccionados por SEGOB y si por Modelo: 6
  • Número de Municipios no seleccionados por SEGOB ni por el Modelo: 2,359

Sencillo: la selección de ciudades no tiene nada que ver con los niveles y montos de violencia dirigidos a hombres jóvenes.

Es decir, basados únicamente en la tasa de homicidios y en el número total de homicidios entre estos grupos poblacionales, no logramos explicar nada. Lo más preocupante son 6 municipios (Álvaro Obregón y Cuauhtémoc en el Distrito Federal, Naucalpan en el Estado de México, Bacalar en Quintana Roo, Mazatlán en Sinaloa y Nogales en Sonora), que de acuerdo a este análisis deberían de ser seleccionados y no lo fueron.

De hecho, el criterio de selección es meramente poblacional. Dada la alta concentración urbana y la alta concentración de homicidios en estas áreas, si el criterio es población, dado el número de municipios sin homicidios por año, es muy probable que predigas al menos algunos municipios con altos índices de homicidios. Por ejemplo: 48% del total de homicidios de hombres de 18 a 25 ocurrieron en sólo 20 municipios y 46% en el caso de hombres de 26 a 40. Poniendo atención en el método de asignación en los montos de los municipios seleccionados, únicamente considera el total de homicidios dolosos y la población total del municipio. Para que quede un poco más claro: de 2007 a 2010, 34,050 homicidios (entre toda la población) fueron cometidos en los 10 municipios más violentos del país, lo que representa 35.5% del total. De ellos, 9 fueron seleccionados por el programa (todos menos Cuauhtémoc en el Distrito Federal).
6_Modelo18a25 png

7_Modelo26a40 png

Como decíamos: No existe relación alguna entre los municipios que reportaron mayores niveles y montos de violencia contra hombres jóvenes -por mucho, el grupo poblacional que reportó más homicidios- y la selección de ciudades para el programa de prevención de violencia. Dado el nivel de violencia previa y su distribución, el modelo identifica 24 municipios clave para dirigir un programa de prevención.. Sólo nos queda preguntar en términos de política pública, ¿no deberíamos dirigir a esos municipios los recursos del programa? ¿No estamos frente al desperdicio de $2,500 millones de pesos dirigidos a un programa que no incluye como criterio elemental de selección una evaluación del problema que pretende resolver?

Nota Metodológica: Los datos sobre homicidios fueron obtenidos del Sistema Nacional de Información en Salud. Las tasas de homicidios para todos los años fueron estimadas usando la muestra censal 2010. Ello implica subestimar marginalmente las tasas previas a 2010 y sobreestimar marginalmente las de 2011.

El modelo utilizado sigue una especificación probit, cuya variable dependiente es la selección o no por parte de SEGOB, mientras que las variables independientes es el número total de homicidios de 2007 a 2011 en hombres de 18 a 25 años y de 26 a 40 años, así como el promedio de las tasas anuales de homicidios entre esos mismos años de esos mismos grupos.

Para acceder a nuestros datos y análisis, puedes hacer click en la siguiente liga.