Víctimas vs averiguaciones: ¿ahora qué hacemos con sus datos del 2008 al 2013?

José Merino (@PPmerino) y Jessica Zarkin (@jesszark)

El martes publicamos aquí mismo un texto que se preguntaba de dónde habían salido 3,453 homicidios adicionales en México en enero y febrero. Especulábamos que habían sumado homicidios dolosos y culposos, lo cual nos parecía un despropósito.

Bien, ayer el Secretariado Ejecutivo del SNSP publicó los datos desglosados entre culposos y dolosos y sí, eso era; y sí, aplaudimos la decisión de publicar el desglose.

Decíamos también en esa entrega que aún con la suma de ambos tipos de homicidios, y respecto a los datos de incidencia delictiva publicados por el propio SNSP, nos sobraban 618 en los datos de víctimas.
6
7

Confirmamos que siguen sobrando esos mismos 618, pero gracias al desglose hoy sabemos que el excedente es de 335 homicidios culposos y 283 dolosos.

¿Qué explica las diferencias? Alejandro Hope, que es nuestro respetado gurú sobre estos temas, tiene la hipótesis de que se explica por la existencia de varias víctimas por averiguación previa. Es una hipótesis coherente.

De ser así, en enero y febrero de este año hubo en promedio en México 1.15 víctimas por averiguación previa de un homicidios culposo y 1.08 por averiguación previa de un homicidios doloso. Por primera vez podemos hacer esta estimación con los propios datos del SNSP; y es una muy buena noticia.
8
9

Lo que llama la atención es la distribución entre entidades. Empecemos por homicidios culposos: en 7 estados hay exactamente una víctima por averiguación previa. En contraste, en San Luís Potosí hay un promedio de 1.95; Zacatecas, 1.6; Nuevo León, 1.46; Campeche, 1.44; y Guanajuato 1.33. Podemos pensar que ello se debe a lamentables incidentes en los que la negligencia de alguien derivó en más de una víctima.

En el caso de homicidios dolosos, hay 12 estados en los que hay exactamente una víctima por averiguación previa, pero en Tamaulipas hay 1.5; en Guanajuato, 1.22; en Morelos, 1.20; en Quintana Roo 1.18; y en el Estado de México, 1.18.

Esto significa que en el Estado de México hay 66 víctimas más que averiguaciones previas; en Tamaulipas, 51; en Chihuahua, 32; en Michoacán, 25; en Guanajuato, 20; y en Morelos, 17.

¿Esto qué está midiendo? Si seguimos a Hope: homicidios colectivos; que puede ser un buen proxy de violencia organizada (de otro modo, el excedente tendría que distribuirse de manera similar entre estados, ¿cierto?).

Para contrastar, entre 2000 y 2007, hubo .81 cuerpos por averiguación. La diferencia es reveladora. Solíamos tener más averiguaciones que cuerpos, justamente lo que se esperaría encontrar en niveles “normales” de violencia en cualquier nación. La razón se revirtió en 2008… y ahí seguimos, ahora tenemos más cuerpos que averiguaciones, justamente lo que se esperaría encontrar en niveles “anormales” de violencia en los que ocurren de manera regular homicidios colectivos.

Quedan algunas preguntas:

  1. Para el SNSP, ¿la hipótesis es cierta? ¿Eso es lo que podemos inferir de las diferencias? ¿Piensan hacer del informe de víctimas algo recurrente de modo que podamos, finalmente, estimar con mayor precisión “homicidios” y “tasas”?
  2. Para la administración anterior entre 2007 y 2012, y para la administración actual desde 2012, ¿qué hacemos con los datos que sistemáticamente presentaron como “casos de homicidio” y con los que a su vez estimaron “tasas de homicidio” entre 2007 y 2013? ¿Por qué si sabían que había averiguaciones con más de una víctima los presentaron como “homicidios”? ¿Fue una decisión intencional o mera torpeza?