Un mes sin remesas

  • Friday, March 24th, 2017
Si los hogares mexicanos dejaran de recibir remesas, más de 600 mil personas caerían en pobreza y casi 350 mil en pobreza extrema. Por: Cecilia Cabello (@ceci_cabello) y Oscar Elton (@OscarElton88)   El presidente Trump quiere construir un muro y quiere que lo paguen los mexicanos. Algunos han sugerido que para poder pagar la construcción del muro el gobierno de Estados Unidos debe cobrar un impuesto a las remesas o retener el flujo por completo. Nos preguntamos, ¿qué pasaría con los hogares mexicanos si efectivamente hubiera una suspensión de las remesas? ¿A quiénes afectaría? En México, 1 millón 300 mil hogares reciben remesas (de Estados Unidos o de cualquier otro país). La mayoría de estos hogares pertenecen a los dos deciles de menores ingresos; el 6.2 % de los hogares del decil más pobre, y el 6.6 % de los hogares del segundo decil reciben remesas. Esto contrasta con el 3 % y 1.5 % de los hogares del noveno y décimo decil que reciben transferencias del extranjero respectivamente. Esto quiere decir que de 1 millón 291 mil 672 hogares que reciben transferencias internacionales privadas en el país, el 15 % se localizan en el primer decil del ingreso, mientras que sólo 3.3 % de los hogares más ricos tiene algún ingreso por remesas. ¿Reciben otros apoyos? Los hogares que reciben remesas suelen ser aquellos más vulnerables, por lo que es más probable que reciban apoyos y subsidios gubernamentales, los cuales podrían “amortiguar” el impacto de dejar de recibir remesas. Considerando los programas de Oportunidades, Procampo, Apoyo Alimenticio, Empleo Temporal y otros programas sociales vigentes al momento del levantamiento de la ENIGH 2014, vemos que una mayor proporción de los hogares que reciben remesas son también parte de algún programa de gobierno. El 49 % de los hogares que reciben remesas reciben también alguna forma de apoyo gubernamental, en contraste con el 30 % de hogares que no reciben remesas pero sí beneficios de gobierno. Al analizar más de cerca por niveles de ingreso, observamos que la diferencia entre hogares receptores de apoyos gubernamentales con y sin remesas es más pronunciada en el segundo, quinto y décimo decil de ingreso con diferencias de 20.3, 36.4, y 28.9 puntos porcentuales respectivamente. ¿Cuánto reciben los hogares más ricos por medio de programas gubernamentales? Dentro de los 9,229,414 hogares que reciben beneficios del gobierno el promedio recibido por hogar es de 931 pesos mensuales. Nuevamente, si vamos un poco más allá y vemos la diferencia por deciles de ingreso la diferencia es brutal. Mientras que un hogar de quienes recibe dinero por medio de programas sociales en el segundo decil recibe en promedio $929.00 pesos mensuales, uno de los hogares más ricos en la misma situación recibe $1,774.00 pesos en promedio.   ¿Qué tanto los afectaría? Una remesa promedio a nivel nacional es de $1,972.00 pesos al mes por hogar. Pero aún cuando existen viviendas en todos los estratos sociales que reciben remesas, estas no reciben las mismas cantidades y estas cantidades a su vez no tienen el mismo impacto sobre el ingreso de cada hogar. Por esto tomamos los hogares que sí reciben remesas y observamos cuanto representan las transferencias internacionales de su ingreso mensual promedio, con el fin de ver el impacto real de la desaparición de remesas sobre los ingresos de cada decil en México. En los sectores más vulnerables el impacto de las remesas es mayor, al ser mayor el porcentaje del ingreso de los hogares que dependen de estas. En promedio, 27.5% (es decir, $731 pesos) del ingreso de los 196 mil 837 hogares del decil más pobre que recibe remesas depende de ellas, mientras que 18% ($7,208 pesos) del ingreso promedio de 46 mil 758 hogares en el decil más rico viene de la misma fuente. ¿Cómo los afectaría? Cuando dividimos a los hogares en aquellos quienes sí reciben y aquellos que no reciben remesas por decil del ingreso, podemos estimar en que servicios gastan el dinero que reciben de estas transferencias. Observamos algunos patrones, por ejemplo, los hogares que son receptores de remesas suelen utilizar una mayor proporción de su gasto respecto a los hogares que no reciben en salud y otros gastos. Las diferencias más grandes se dan en el rubro de “otros gastos”. En el decil uno este apartado representa una proporción de gasto muy parecida entre los hogares con y sin remesas; sin embargo, en el decil 10 los hogares que reciben remesas gastan en promedio 13% más de su ingreso en artículos como calzado, tabacos, servicios turísticos, pago de tarjetas, etc., que aquellos que no reciben transferencias privadas del extranjero. Si los hogares que complementan su ingreso con remesas dejaran de recibirlas, muchas no sólo no tendrían dinero para gastar en otras bienes no considerados básicos; existirían hogares que quedarían por debajo de la línea de pobreza establecida por CONEVAL. ¿Cuántas personas caerían en pobreza? Replicando la metodología del CONEVAL con datos de la ENIGH 2014 para el cálculo de la pobreza a nivel nacional, y asumiendo que el rubro de ingreso por remesas es cero, observamos que 665 mil 541 personas caerían en pobreza. De la misma forma, 342 mil 638 personas más estarían en pobreza extrema. En otras palabras, en México tendríamos un millón (sí, un millón) más de pobres. La población con remesas que se encuentra debajo de la línea de bienestar mínima, siendo esta en áreas rurales de $868.00 pesos mensuales y en urbanas de $1,242.00 pesos mensuales, acumula 23 millones 792 mil 136 personas. Si se llegaran a suspender las remesas esta cifra aumentaría a 24 millones 807 mil 182 personas; en otras palabras, a 1 millón 15 mil 46 personas no les alcanzaría para comprar la canasta alimentaria básica sin el ingreso que reciben por remesas. Los migrantes mexicanos van a Estados Unidos en busca de oportunidades. Quieren mejorar su vida y la de sus familias. Esta mejora en algunos casos implica poder tener dinero extra para viajes y entretenimiento; sin embargo quienes más dependen de estos ingresos pueden mantenerse fuera de la pobreza gracias a ello. Una suspensión de remesas a México por parte del gobierno estadounidense no implicaría simplemente el impedimento para acceder a “lujos”, implicaría que 1 millón 15 mil 46 de mexicanos no podría comprar ni siquiera una canasta básica.   NOTA METODOLÓGICA: Se utilizaron datos de la ENIGH 2014 que se pueden descargar aquí y el programa para calcular pobreza de CONEVAL de 2014 que se puede descargar aquí.